GRATUITO

La Consejería de Cultura organiza un programa de visitas nocturnas a las Murallas Reales

La Consejería de Cultura organiza un programa de visitas nocturnas a las Murallas Reales
Imagen cedida por el Gobierno de la Ciudad.
Imagen cedida por el Gobierno de la Ciudad.  

La Consejería de Educación y Cultura ha organizado una serie de visitas guiadas y nocturnas al conjunto monumental de las Murallas Reales que se harán los martes y los jueves comprendidos entre el 19 de diciembre y el 4 de enero con el objetivo de divulgar el legado patrimonial ceutí.

La actividad, bajo el título de Descubre las Murallas de noche es gratuita y se ha previsto un máximo de 15 plazas por cada turno. Las reservas se pueden hacer en el teléfono 691 346 066, de lunes a viernes en horario de 9.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas. Los días previstos para la realización de las visitas serán 19, 21, 26 y 28 de diciembre, así como el 2 y 4 de enero.

Los recorridos, que comenzarán a las 19.30 horas desde la entrada junto a la Puerta Califal y que tienen unas dos horas de duración, se enmarcan dentro del programa con el que la Ciudad da difusión al patrimonio ceutí.

Durante la visita se describirá la evolución histórica y se accederá a espacios que habitualmente no están abiertos al público. El recorrido, de dos horas de duración, se iniciará en la cubierta de la Muralla Real portuguesa desde donde los participantes podrán apreciar además unas vistas excepcionales de Ceuta. Se continuará contemplando el Foso Real para dirigirse a continuación a las fortificaciones españolas, la Plaza de Armas, una galería abovedada de comunicación del recinto, el Baluarte de Santa Ana y la cubierta del Revellín de San Ignacio.

Según ha recordado este viernes el Ejecutivo local en una nota a los medios, las Murallas Reales "son uno de los más destacados monumentos del patrimonio histórico ceutí". Se trata de un destacado conjunto de elementos defensivos de diversas épocas que protegían Ceuta de los ataques desde el continente.

Aunque se han recuperado vestigios desde la prehistoria, los primeros testimonios de una ocupación estable en esta zona se remontan a hace unos dos mil años cuando fue construida una factoría de salazón de pescados. Algunos siglos más tarde este espacio artesanal transformó su naturaleza convirtiéndose en lugar fortificado durante más de un milenio. Es por ello que constituye "un excepcional ejemplo único de la evolución del arte de fortificar durante ese periodo".