LA CUEVA DE ENRIQUE

La gran cueva que se comió la cantera

La gran cueva que se comió la cantera
Mogote de Benzú
Mogote de Benzú  

Los investigadores de la Universidad de Cádiz que llevan años estudiando la zona de la Cueva Abrigo están hoy seguros que era una zona de trabajo, de manipulación de lo cazado y lo pescado, explicaba el catedrático de Prehistoria José Ramos en su ponencia de las jornadas sobre este yacimiento, “pero su hábitat no era ese, tenía que estar muy cerca, pero no hemos encontrado la gran cueva”.

Todas las miradas están posadas en la conocida como Cueva de Enrique, en lo alto del mogote de Benzú, una zona muy delicada en la que ha habido muchas transformaciones, explica el catedrático de la Universidad de Cádiz. Probablemente la gran cueva siga ahí, pero taponada por la cantera cercana, confían los investigadores, que cuentan con referencias de vecinos de Benzú que recuerdan una cueva en las inmediaciones. Esa cueva, comida por la cantera, puede ser la clave perdida que terminaría por certificar la hipótesis del paso del Estrecho, que desbarataría las teorías anglosajonas que marcan un único paso de la humanidad por Oriente Medio en su expansión por el mundo, frente a las nuevas teorías que abogan por múltiples orígenes y zonas de paso, entre ellas, esta, Ceuta.