ÑU EN CONCIERTO

José Carlos Molina: “Me dejé el pelo largo no por el heavy, sino porque me gustaban las películas de indios”

José Carlos Molina: “Me dejé el pelo largo no por el heavy, sino porque me gustaban las películas de indios”
José Carlos Molina, cantante y vocalista de Ñu
José Carlos Molina, cantante y vocalista de Ñu  

José Carlos Molina es un tipo peculiar y un músico singular. Lo primero no hace falta que te lo digan, es evidente ver aparecer al líder de los legendarios Ñu en la rueda de prensa de la asociación Séptimo Infierno, organizadores de la velada de rock en la que Molina, con una nueva súper banda, repasará sus grandes éxitos junto a la banda local Hellixir en la Sala Velvet, este sábado 7 de julio, desde las 21.30 horas.

Molina, quien fuera cantante y flautista de Ñu, aún mantiene maneras de estrella del rock más allá de la melena. Llega media hora tarde a la rueda de prensa, para desesperación de reporteros, que en algún caso no habían nacido cuando Molina le daba ya al rock en los últimos estertores del franquismo, ironiza con desgana en sus respuestas para terminar dando una ‘master class’ de rock duro. Un rockero singular, flautista, pionero del rock que se escabulle de las etiquetas, en especial de la de heavy metal. “Cuando empezamos hacíamos música, luego rock, luego era heavy”, desgrana. Ni tan siquiera la larga melena, ahora plateada, es una enseña heavy: “Me dejé el pelo largo no por el heavy, sino porque me gustaban las películas de indios”

Tampoco su música es solo para compañeros del metal, sino para público “que sabe a lo que viene”. Confiesa que su música, el cancionero de Ñu, quizá no encaje con la idea preconcebida del heavy metal. En su música se mezclan los Beatles, Rolling, John Lee Hooker, Eric Clapton, Deep Purple.. “No sabríamos hacer el heavy metal que le gusta a la gente que le gusta el heavy metal, que se gastan  un montón de pasta en conciertos de grupos absurdos…”, asegura, recordando que, este sábado, en la sala Velvet, subirán al escenario con una guitarra, un bajo, una flauta, una batería y una armónica. “Si suenan juntos con una guitarra limpia es pop, si se mete un pedal de distorsión es ‘hard’, si le metes caña ya suena heavy y si todos tocamos una obstinación, un ‘obstinato’ que se llama en música clásica, continua y repetitiva entonces ya  es heavy metal,  y si le metemos un doble bombo a toda pastilla algunos lo llaman metal… o sea que hacemos un poco de todo”, resume.