Manuel Carrasco: “El carnaval ha sido mi mayor escuela, más que ninguna otra música”

Manuel Carrasco: “El carnaval ha sido mi mayor escuela, más que ninguna otra música”

- Casi 3.000 personas llevan en volandas al cantante onubense que no venía a Ceuta desde hace nueve años “y eso no puede ser”, reconoció

- Reconoce estar en su mejor momento profesional y personal gracias al esfuerzo y a “respetar mis tiempos”

- Regaló al público ceutí una canción dedicada a Ceuta compuesta esa tarde durante la travesía en ferry desde Algeciras


Tres mil gargantas, casi todas femeninas y de todas las edades, gritaron enfervorecidas cuando comenzaron a sonar los “Tambores de guerra” de Manuel Carrasco, el tema con el que abre cada concierto de su gira ‘Bailar el viento’ y que anoche retumbó en las Murallas Reales. Era el momento que llevaban esperando desde hace meses. “He tardado nueve o diez años en venir y eso no puede ser”, admitía Manuel Carrasco minutos antes de salir al escenario en un breve encuentro con la prensa de Ceuta, igualmente entregada como el público que le esperaba en el Patio de Armas de las Murallas.

“Llega a Ceuta cuando aún resuena en Sevilla su clamoroso éxito en el Estadio Olímpico, donde actuó para 45.000 personas en una “noche perfecta” que se convertirá en un DVD en directo que saldrá a la luz este otoño. Toda una prueba de madurez. “Lo viví como si fuera un suelo, ha pasado y quieres darle para atrás para volver a vivirlo”, recuerda, “estuve muy tranquilo dentro de lo que cabe y lo disfruté muchísimo, Hay veces que se te pasa muy rápido y no lo disfrutas por la responsabilidad, pero no fue el caso, me lo pasé muy bien, todos los conciertos son importantes pero, qué duda cabe, este fue muy especial, llevo muchos años para conseguirlo”.

En Ceuta como en la Cartuja hace un mes o como hará el próximo sábado en Sevilla, Carrasco repasó sus siete discos, su “esencia”, explicó, lo que ha vivido y lo que ha aprendido. Y entre esas referencias una crucial para Manuel Carrasco aunque no tan conocida por el gran público: el Carnaval. Una pasión carnavalera de la que puede dar fe su buen amigo Pepe el Caja, que le acompañaba en su visita a Ceuta. “Esa ha sido mi mayor escuela, el carnaval, más que cualquier otra música, así que es inevitable que lo cante”, admite.

Está, confiesa, en su mejor momento, también en lo personal, “una cosa lleva a la otra”. Vendiendo todo el billete allá por donde pasa, encaramado a lo más alto de las listas, peleando cara a cara con Alejandro Sanz con quien comparte plató de televisión en La Voz, junto a Melendi y Malú. Un formato televisivo en el que reconoce estar a gusto y no sólo por la visibilidad que concede. “Un formato como la voz , en el que está la música presente y en el que hay mucha ilusión por parte de los chavales, que yo tengo experiencia en eso, de alguna manera lo veo natural en mí y la televisión además tiene el poder de acercarte mucho a la gente , la tele es así, adquieres una dimensión mucho mayor y también quiero disfrutar de esa parte”. Eso sí, prefiere un escenario a un plató. “A veces lo hago con más gracia, otras con menos, según te pille el cuerpo”. Manuel prefiere el escenario. “Mi esencia está aquí, es donde mejor me muestro, encima de un escenario, con mi guitarra, con mis canciones”.

Y por delante le quedan “giras, giras y giras a más no poder”. Después de Sevilla pondrá rumbo a casa, a Huelva, donde actuará el próximo 16 de julio y qué mejor puerto para partir a ultramar. Le esperan México y Argentina. Destinos que le hacen sentir “como un chiquillo chico con zapatos nuevos”. Pero está confiado, el nuevo disco está funcionando a todo trapo: “Con ‘Bailar el viento’ voy con las alas puestas”.