INVITADO SORPRESA

Mazinger Z que estás en el Cielo

Mazinger Z que estás en el Cielo
Mazinger is in da house.
Mazinger is in da house.  

Un chispazo de nostalgia y estupor recorrió la fiesta de apertura de la temporada de verano en Las Terrazas del Cielo. Una enorme silueta robótica emergió de pronto entre la neblina de levante al ritmo de una vieja sintonía que a muchos nos llevó a la niñez por un instante. Una música que, además de (gracias) acallar al reggaetón reinante, servía a un tiempo de acompañamiento triunfal del invitado sorpresa y de detector de cuarentones emocionados: Planeador abajo... La maldad y el terror, Koji puede dominar, y con él, su robot, Mazinger!

¿Mazinger Z? Tal vez haya bebido más cerveza de lo que creía o, tal vez, el viejo Mazinger, olvidado en el cajón de las viejas estrellas, se gana la vida ahora haciendo bolos de verano por terrazas y discotecas, cuarenta años después de su éxito planetario. Afortunadamente no es ni una cosa ni otra, sino el espectacular cosplay (disfraz réplica de un personaje de ficción) del robot creado en los 70 por Go Nagai, obra de Manolo Alba. Nada más y nada menos que una reliquia vintage: Mazinger Z, el invitado sorpresa en la sexta edición de la fiesta de apertura de la temporada de verano en Las Terrazas del Cielo.

Los (muchos) asistentes a la fiesta de El Cielo hacían cola para retratarse con su ídolo de la niñez, el abuelo de todos los robots del comic Manga que vinieron después. Aunque no todos tengan muy claro de quien hablamos. Mientras un ‘millennial’ pregunta quién es, ¿un Transformer?, a su lado otros echan en falta a su compañera, Afrodita A, quizá para tener la excusa de corear aquello de ¡pechos fuera! Una frase tan mítica como la de ¡puños fuera!, que ordenaba Koji a su robot y que ha quedado en el (calenturiento) imaginario popular pero que, curiosamente, jamás se dijo en la serie.

Aquel Mazinger fue un icono pop de los 80, éste que hoy baila en El Cielo es un prodigio fruto de la habilidad y creatividad de Manolo Alba, un ceutí apasionado de los comic y la ciencia ficción reconvertido en maestro del cosplay. Su espectacular y detalladísimo Mazinger son dos metros y medio y 22 kilos de Goma Eva, que reproducen fielmente al viejo robot japonés que luchaba contra el Dr Hell y compañía.

Mazinger (1 de 3)Y no ha sido fácil, recuerda Alba poco antes de enfundarse en el disfraz, para lo que necesita la ayuda de dos personas, esto no es Ironman. Ha sido necesario un año de trabajo, aprovechando todos los tiempos libres del día que le quedan al padre de un hijo pequeño. Cientos de horas con tijeras, pegamento, pinturas y mucha imaginación, en especial este último ingrediente, pues la clave del éxito está en el diseño. Parte de la armadura la obtuvo de un recortable japonés de los años 70 de unos 30 centímetros que encontró buceando en Internet y que trasladó a la escala que necesitaba para construir su robot. Siempre partiendo de la clave del éxito de su cosplay: unos zancos de medio metro que son los que dan a su Mazinger Z ese aire imponente y casi real.

El esfuerzo mereció la pena: Mazinger Z se llevó el segundo premio en el reciente concurso de cosplay de Sevilla Ficción, pero lo que realmente le apetecía a Alba era disfrutar de su obra en Ceuta. Lo pensó para el Carnaval, pero no llegaba a tiempo y la estrechez y el peso de la armadura que le cubren totalmente y la dificultad de moverse en zancos, lo hacían desaconsejable. El Cielo le permitió este jueves quitarse la espinita y darse un baño de multitudes, bailar reggaetón con su Mazinger (una imagen entre inquietante e hilarante que en cierto modo enturbia recuerdos de la niñez).  Porque, dentro del robot esta noche no está Koji sino Manolo Alba que no tiene ningún interés en luchar contra el mal, en lo único qué piensa este Mazinger es en cuál será el siguiente personaje al que dará vida a base de goma e imaginación.