CUEVA-ABRIGO

El Proyecto Benzú de la UCA pide una guía y el acondicionamiento y señalización del yacimiento

El Proyecto Benzú de la UCA pide una guía y el acondicionamiento y señalización del yacimiento
Participantes en la visita guiada suben campo a través.
Participantes en la visita guiada suben campo a través.  

Los profesores de la Universidad de Cádiz (UCA) José Ramos, Juan Jesús Cantillo y Salvador Domínguez, ejercían este sábado de marzo de guías de lujo para el medio centenar de personas que logró una plaza en la visita guiada al yacimiento de la cueva-abrigo de Benzú, colofón al ciclo de conferencias y la jornada de puertas abiertas sobre el Abrigo y Cueva de Benzú, 'La ocupación humana más antigua de Ceuta'. Una visita de más de tres horas en la que los tres investigadores tuvieron a los participantes embelesados con su nueva perspectiva de la historia, demostrando de paso que el yacimiento tiene un enorme potencial turístico.

Los tres expertos de la UCA, que llevan diez años trabajando en Ceuta, con el apoyo del Estado y de la Ciudad, se reunieron este viernes con el nuevo responsable de Cultura, el consejero Javier Celaya, y le plantearon la necesidad de desarrollar una guía sencilla, para el ceutí de a pie y los turistas. “Algo sencillo, como la que han hecho en Ardales para el Caminito del Rey”, puntualiza José Ramos, arqueólogo de la Universidad de Cádiz, y responsable del Proyecto Benzú desde sus inicios allá por 2002. La Ciudad y el Instituto de Estudios Ceutíes han colaborado con el equipo de la UCA en la publicación de su estudio, pero Ramos lo tiene claro, el potencial turístico y cultural de la cueva-abrigo de Benzú es enorme y  apuesta por su “socialización”, redactando una guía sencilla, “sin tanto tecnicismo”.

El siguiente paso sería acondicionar el yacimiento y su acceso. Y Ramos vuelve poner de ejemplo a Ardales, “un pueblo de 3.000 habitantes”, compara, y propone seguir su ejemplo de sendero rústico, sin grandes obras, respetando el paisaje, allanando el terreno, instalando vallas de seguridad y barandillas, bancos y colocando paneles informativos que contextualicen el yacimiento y su valor.

Un intervención que puede resultar más necesaria de lo que parece. Señala Ramos que en 2019 pasará por Ceuta el congreso internacional de arqueología, geología y un largo etcétera de especialistas del Cuaternario. Y estaría feo que un yacimiento como el de la cueva-abrigo pareciera abandonado, más si vienen visitas.