ARQUITECTURA

Un proyecto para probar la resiliencia de las Murallas Reales

Un proyecto para probar la resiliencia de las Murallas Reales
Imagen del proyecto más valorado por el jurado.
Imagen del proyecto más valorado por el jurado.  

El jurado encargado de resolver el Concurso de Proyectos convocado por el Ministerio de Fomento para la rehabilitación del Baluarte de la Bandera y bóvedas anejas para su uso como Centro de Interpretación de las Murallas Reales (CIMR) ha elegido como el más valorado uno titulado 'Resiliente' ("algo que tiene la capacidad de recuperación de algo tras estar sometido a fuerzas o presiones producidas en el tiempo") firmado por Javier Alejo, Verónica Paradelo y Javier de Andrés, que han obtenido un 8,4 en un baremo que ha tenido en cuenta sostenibilidad, eficiencia energética, integración, concepto, diseño...

La suya se ha considerado la mejor idea para poner en valor el “ángulo noroccidental del istmo de Ceuta”, concretamente al interior del baluarte del torreón y las bóvedas adyacentes al mismo. Se trata de las tres adosadas a la Muralla Real (las ubicadas más al norte), el interior del baluarte del torreón y el pasillo de comunicación. Todos esos espacios están conectados, fueron utilizados durante los últimos años del siglo pasado como discoteca y a los mismos se accede desde enfrente de la Oficina de Turismo.

Su propuesta de actuación más valorada se articula en tres etapas "diferenciadas y sucesivas en el tiempo, según el tipo de obra que en ellas se acometen: Restauración, Rehabilitación y Reconfiguración".

resiliente baluarte bandera verticalEl primer paso sería "recuperar el volumen y la forma primitiva de todas las bóvedas" y "sacar a la luz y restaurar el material original en la medida de lo posible", así como "consolidar las ruinas que fruto del estudio arqueológico se consideren relevantes para integrarlas en la futura visita al CIMR". El objetivo es "recuperar su esencia al máximo posible".

A la hora de reconstruir se huye de intentar "imitar la patina del tiempo y una técnica constructiva de otra época", aunque "sí se considera importante el cierre de dicho huecos para delimitar formalmente el espacio de las bóvedas". Atendiendo a esta tesitura, la actuación aprovecha esos vacíos para albergar el programa servidor del CIMR (aseos, taquilla, almacén...), ocultando los mismos bajo un paramento neutro y abstracto de aluminio lacado en negro. Igualmente, se reconstruyen desde la contemporaneidad los frentes exteriores de bóvedas.

Para reconfigurar se propone emplear elementos "desligados formal y materialmente del original que colonizan y reorganizan el uso de la preexistencia buscando configurar una nueva realidad". Se apuesta por "una intervención mínima que al mismo tiempo realce el vacío primitivo de las bóvedas, disponiendo un elemento lineal de latón que, a modo de guía del recorrido expositivo y fuente de iluminación, entrelaza los espacios originales generando distintos ámbitos espaciales a partir de los diferentes dispositivos expositivos que descuelgan del mismo (paneles, expositores, vitrinas...)".

Este elemento se realizaría en latón, "material de gran resiliencia y fácil de conseguir en el contexto local que destaca por su alta maleabilidad y su gran resistencia a ambientes salinos, de ahí su uso en el mundo naútico". Igualmente se apuesta por una reconfiguración urbana del ámbito de acceso, liberándolo por completo y "generando una nueva plaza pública".

En esta última etapa la intervención presta especial atención al diseño del acceso al CIMR y a "la integración del mismo dentro de la ciudad". Propone "liberar por completo" el frente urbano del nuevo Centro de Interpretación para "generar un gran vacío urbano dominado por 20 palmeras que, a modo de soportal, se convierten tanto en el espacio de acogida para visitantes y turistas del nuevo CIMR como en una nueva plaza pública al servicio de los ceutíes a modo de cierre del eje de las avenidas Juan Pablo II y Compañia del Mar.

"Así, en cierto modo, la propuesta busca", explican los autores en los paneles del proyecto, "enraizarse en la tradición de la ciudad mediterránea de articular ámbitos de encuentro de distinta escala en torno a los equipamientos públicos".

resiliente baluarte bandera 2