PREMIO CONVIVENCIA

Suárez Yllana: “Los que opinan distinto no son enemigos sino complementarios, como decía mi padre”

Suárez Yllana: “Los que opinan distinto no son enemigos sino complementarios, como decía mi padre”
Adolfo Suárez Yllana
Adolfo Suárez Yllana  

Hace veinte años, la Ciudad entregaba su primer Premio Convivencia al presidente Suárez. Un recuerdo que el Gobierno ha querido revivir invitando a formar parte del jurado de la edición 2019 a su hijo, Adolfo Suárez Yllana, que ha destacado el valor de un galardón que “premia a quienes entregan su vida por la convivencia, por la concordia con los distintos, los que opinan distinto, que no son enemigos sino complementarios, como decía mi padre. Solo trabajando juntos, ellos y nosotros, seremos capaces de llegar a las más audaces metas.”

El presidente Vivas ha recibido con honores a Suárez Yllana y no ha ahorrado elogios para el primer presidente de la democracia y que además mantenía una especial relación con las ciudades autónomas. “No es fácil que un presidente del Gobierno venga a Ceuta, ustedes lo saben, por qué, sin embargo el presidente Suárez no le faltaba audacia, no le faltaba coraje, y no le faltaba valentía cuando se trataba de defender los intereses de España y aquí, en Ceuta, se defienden los intereses de España de una manera muy especial, por eso Suárez es un referente imborrable para Ceuta”. Una audacia que destacó también su hijo: “Un hombre que fue tremendamente audaz, que no se saltó una ley jamás y nos llevó a todos a un sueño democrático que todavía hoy está vigente”.

“Cuando Suárez recogió el primer Premio Convivencia –quiso recordar el presidente Vivas- destacó el ejemplo que suponía Ceuta para España, y resulta que han pasado veinte años y sigue plenamente vigente su discurso en cuanto que la convivencia es el modelo de que necesita España para progresar y Ceuta es una realidad de convivencia incontestable, en cuanto que la convivencia la tenemos que edificar día a día y tenemos que evitar los riesgos. La convivencia, como todo bien inmaterial, se le da valor cuando se pierde y ya no hay marcha atrás”.

Adolfo Suárez Yllana y Juan Vivas