BIBLIOTECA

Tal día como hoy Jules Verne llegaba a Ceuta

Tal día como hoy Jules Verne llegaba a Ceuta
Ruta Julio Verne en Ceuta
Ruta Julio Verne en Ceuta  

Tal día como hoy, un 21 de septiembre, Mathias Sandorf revivía sobre el papel el viaje que años atrás había hecho su creador, Jules Verne entre ambas orillas del Estrecho y “navegaba con una hermosa brisa de Nordeste entre la punta de Europa, que es inglesa en tierra de España, y la punta de la Almina, que es española en tierra marroquí.”


Un viaje que Verne anotó minuciosamente en sus cuadernos de notas de los que posteriormente nacería ‘Mathias Sandorf’  novela del escritor Julio Verne, aparecida por entregas en Le Temps en 1885 y que ha servido de inspiración a las Jornadas ‘Julio Verne en Ceuta’ de la Sociedad Hispánica Jules Verne, la Fundación Balearia y la Biblioteca Pública.

Unas jornadas que además incluyen una ruta literaria que este jueves recorría la ciudad siguiendo los pasos del visionario escritor francés en su viaje a este lado del Estrecho y una serie de conferencias que se desarrollarán este jueves a las 19.00 horas con Javier Urdanibia, "Ciencia aplicada y desastre"; y el 22 de Septiembre también a las 19.00 horas con la presentación del libro "Verne en la perla del Mediterráneo", de Nicolás Moragues y la conferencia "El Mediterráneo en 48 horas. Viaje a las profundidades del Mare Nostrum a bordo del Nautilus" de Pascual Bernat.

Un viaje a través del Estrecho que Verne describía con la precisión del viajero: “Nada más pintoresco que ese estrecho canal cerrado por montañas de tan diverso aspecto. Al Norte se divisan las tierras de Andalucía. Al Sur, sobre esa costa admirablemente accidentada, desde el cabo Espartel hasta la punta de Almina, aparecen escalonadas las negras cimas de los Bullones, el monte de los Monos y las cumbres da los Septem fratres. A derecha e izquierda aparecen pintorescas ciudades medio escondidas, como Tarifa, Algeciras, Tánger y Ceuta”. 

Aunque la ciudad que se encontró a finales del siglo XIX no enamoró precisamente al francés: “… sus calles estrechas, formadas por tristes casas de mal aspecto; aquí y allá pequeñas plazuelas con árboles raquíticos y empolvados, uno o dos edificios públicos con aspecto de cuartel, nada original; en una palabra, como si fuese tal vez el barrio morisco, con cuyo aspecto tiene algún colorido”.

Un recorrido del escritor que nos sirve también como paisaje histórico de la Ceuta contemporánea de Jules Verne: “Ceuta es ante todo una colonia militar, que cuenta próximamente unas diez mil almas, oficiales y soldados, comerciantes, Pescaderes y marineros, esparcidos tanto por la ciudad como por la lengua de terreno cuya prolongación hacia el Este completa el dominio español. Ceuta estaba entonces administrada por el coronel Guyarre. Este jefe tenía bajo sus órdenes tres batallones de infantería, procedentes del ejército continental, un regimiento disciplinario constantemente fijo en la pequeña colonia, dos baterías de artillería, una compañía de pontoneros y otra de moros, cuyas familias habitan barrio especial. En cuanto a los presidiarios, son próximamente dos mil”.

Una ciudad que, al parecer era muy distinta de la actual pues Verne, a través de uno de los personajes, describe una Ceuta que “merece llamar la atención de los sabios, así como la de los economistas” y su presidio “está considerado como uno de los mejores del Antiguo y Nuevo Mundo, tanto por lo que respecta al estado material de los presidiarios, como a su mejora moral.”