Los técnicos creen que declarar BIC los restos del Pasaje Fernández obligaría a parar la obra anexa


Los técnicos creen que declarar BIC los restos del Pasaje Fernández obligaría a parar la obra anexa

- La incoación del expediente de catalogación exigiría que se le brinde el mismo régimen de protección que a cualquier bien ya reconocido como de interés cultural

- El debate en el Pleno de la solicitud de UDCE, pospuesto ya en dos ocasiones por razones reglamentarias, debería producirse en la Sesión Ordinaria de este mes

Los técnicos de la Ciudad Autónoma de Ceuta están convencidos de que si la solicitud que UDCE planteó hace ya dos meses y que todavía no ha llegado al Pleno para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) el yacimiento arqueológico del Pasaje Fernández llegase a buen puerto no cabría otra alternativa que la de paralizar la promoción inmobiliaria que se está ejecutando sobre los restos hallados, cuya inversión total está cifrada en unos 40 millones de euros.

Según las fuentes municipales consultadas por Ceutaldia.com tal consecuencia vendría forzada por las prescripciones establecidas en la Ley del Patrimonio Histórico Español de 1985, que entre otras cosas señala que “un inmueble declarado bien de Interés Cultural es inseparable de su entorno”; que “no se podrá proceder a su desplazamiento o remoción, salvo que resulte imprescindible por causa de fuerza mayor o de interés social”; y que “cualquier obra o remoción de terreno que se proyecte realizar en un Sitio Histórico o en una Zona Arqueológica declarados Bien de Interés Cultural deberá ser autorizada por la Administración competente para la protección de dichos bienes”.

En el marco de las prospecciones realizadas en el terreno se han localizado, entre otros hallazgos, una necrópolis y "un edificio de culto islámico" de medianas dimensiones que habría estado en uso "al menos hasta la conquista portuguesa de la ciudad en 1415" y que ha sido descrito como "uno de los mejores de Al-Andalus y el Magreb" por su estado de conservación.

El Gobierno de la Ciudad ha explicado que sus planes sobre estos restos pasa por la “museización” y “puesta en valor” del entorno para hacerlo compatible con la promoción inmobiliaria anexa conforme a un proyecto que todavía carece tanto de presupuesto como de plazos concretos de ejecución. La mera aceptación de la solicitud de UDCE para reconocer como BIC los restos del Pasaje podría tener, sin embargo, repercusiones sobre el edificio en construcción, ya que la legislación señala que “la incoación de expediente para la declaración de un Bien de Interés Cultural determinará, en relación al bien afectado, la aplicación provisional del mismo régimen de protección previsto para los bienes declarados de interés cultural”.

El portavoz de UDCE en la Asamblea, Mohamed Ali, anunció el pasado 22 de septiembre que su grupo elevaría a Pleno una petición formal para declarar BIC estos restos tras asegurar que en abril ya se había formulado una solicitud para que se paralizasen las obras hasta que se determinase la magnitud del hallazgo y su protección que “nunca” recibió respuesta. La demanda del primer grupo de la oposición debería debatirse en el Pleno del próximo día 30 después de que por diferentes razones reglamentarias no se discutiese en los dos anteriores.

UDCE ha advertido de que llevará al caso a los Juzgados para que estos determinen cómo debe proceder la Administración al respecto en el caso de que la Ciudad impida la incoación del expediente de declaración como BIC del yacimiento, en el que según su documentación la única parte que ha invertido dinero es la promotora del inmueble. Se podrá “impedir y suspender cualquier clase de obra”

La Ley establece que la Administración competente “podrá impedir un derribo y suspender cualquier clase de obra o intervención en un bien declarado de interés cultural” y que “podrá actuar de ese modo, aunque no se haya producido dicha declaración”, supuesto en el que resolverá “en el plazo máximo de treinta días hábiles en favor de la continuación de la obra o intervención iniciada o procederá a incoar la declaración de Bien de Interés Cultural”.

“Será causa justificativa de interés social para la expropiación por la Administración competente de los bienes afectados por una declaración de interés cultural el peligro de destrucción o deterioro, o un uso incompatible con sus valores”, completa la normativa vigente, que también abre la puerta a la expropiación de “los inmuebles que impidan o perturben la contemplación de los bienes afectados por la declaración de interés cultural o den lugar a riesgos para los mismos”.