21.30 HORAS

El Cielo abre sus terrazas este jueves con la ya clásica ‘Gold and White Party’

El Cielo abre sus terrazas este jueves con la ya clásica ‘Gold and White Party’
Las terrazas celebran el quinto aniversario bajo la dirección del Miró
Las terrazas celebran el quinto aniversario bajo la dirección del Miró  

La metamorfosis que sufre Ceuta cada año en cuando asoma el sol para quedarse tiene desde hace 5 años un día, un punto de partida, que marca que la piel está plenamente mudada, que el gusano se convirtió en mariposa, y esa fecha es la apertura de las Terrazas del Cielo. Y esa es este jueves por la noche.

Se espera que un año más, la dirección del Miro deslumbre a sus invitados con la permanente renovación y mejora de las terrazas que año tras año llevan a cabo con mimo y con celo para que cada verano sea mejor que el anterior.

Para este año, Quino y Gustavo, han redecorado la terraza sur, la más cercana a la Marina. Han buscado, tal y como ellos mismos explican, ampliar el espacio, que en realidad es el mismo que había, pero al que un cambio de mobiliario parece haberle hecho crecer. Ya no hay sillones bajos, solo sobreviven el mítico huevo y los canapés de ratán. Todo lo demás ha sido sustituido por mesas altas y taburetes con respaldo, que aseguran son realmente cómodos. Eso en la terraza que seguirá buscando diferenciarse de la norte con un ambiente más tranquilo y música más bajita para poder dar pie a conversar y a conocerse mejor. Al fin y al cabo estamos hechos de las palabras que cuentan lo que somos, como decía Galeano.

Eso sí, para ayudar a encontrar las palabras, habrá una barra de cocteles, con su correspondiente carta: piñas coladas, gin tonic, mojitos, “y lo que se pida”, pero apostando por los clásicos y los frescos para el sofocante verano.

De la terraza sur desaparecen también las cachimbas, las pipas se podrán disfrutar sólo en los reservados de la terraza norte. Allí seguirá siendo el reino de los que para comunicarse les alcanza con mirar y bailar.

Los reservados siguen apostando por la filosofía implementada ya el pasado verano, servicio más exclusivo aún, con reservas de botellas y una atención aún más personalizada.

En esa terraza en la norte, la dirección de las Terrazas ha operado otro importante cambio. Han mudado y mejorado la barra de mojitos que marcaba el final de la terraza en dirección al Estrecho, la han puesto al lado del puente que comunica ambas terrazas. La idea es la de cada cambio: ofrecer mejor servicio, que los clientes tengan la barra más a mano, “nos dimos cuenta que estaba muy lejos y cuando el local se llena a veces costaba alcanzar la barra de mojitos”. Y en el hueco liberado por la barra una tarima elevada que hará las veces de reservado top, con vistas al Estrecho y de altar para ceremonias ofreciendo un póster de fondo de absoluto cine panorámico.

El local ha renovado además parte de la iluminación, nada especialmente llamativo, si no se considera eso una apuesta por reducir el consumo energético con leds, una apuesta ecológica seña de modernidad y acorde con los tiempos cívicos y responsables que corren, aún en un espacio diseñador para los placeres.

Todos estos cambios y las sorpresas que no quieren contar se podrán disfrutar en la fiesta con la que lanzan y abren las Terrazas del Cielo. Este jueves a partir de las 21.30 horas “con picoteo” como les gusta decir y a partir de las 23.30 la tradicional fiesta Gold & White (se recomienda eso, atuendo blanco o dorado). Ahí habrá bailes y animación, y lo que callan y no dicen.