Las Terrazas del Cielo están abiertas. Ya es verano


Las Terrazas del Cielo están abiertas. Ya es verano

- El local renueva iluminación, carta y servicios y lo presenta al público en general con un fiestón de los que se recuerdan

- Fuegos, bengalas, música en directo, canapés, mojitos de todos los colores y sabores… ¡Y la luna! Nadie se lo quiso perder

- El local abre fines de semana desde mediodía para comidas ligeras y el restaurante por las noches, desde finales de junio, todos los días

Las Terrazas del Cielo abrieron sus cortinas al cielo estrellado con media luna de la noche de este jueves y dieron por inaugurado el verano presentando su oferta para la estación de las noches largas, los amigos, el buen rollo, etcétera. Y lo hicieron con un fiestón al que no le faltó detalle ni hueco por llenar. Nadie se lo quiso perder. “Había ganas de Cielo”, resumió uno de los asistentes.

Y debía de tener razón porque no cabía un alfiler en el pistoletazo al verano de 2015.

La ocasión y el show que organizaron Quino y Gusti, Gusti y Quino, lo mereció. No faltó la comida, marca de la casa, del Restaurante del Cielo, que ya viene funcionando con un nivel de exigencia que promete muchas más alegrías en el corto plazo y una comida elegante, sabrosa, moderna y bien presentada. Buena debía estar o el personal gastaba además de ganas de Cielo mucha hambre porque a los camareros no les duraba la bandeja llena ni un minuto, cual refugiados de guerra, en un pis-pás, volaban las manos sobre la bandeja para hacerla desaparecer, algunos parecieran tener superpoderes para estirar el brazo hasta límites insospechados con tal de alcanzar el preciado canapé.

Y a la comida la secundó la buena música, enlatada, y en directo, con un saxo y un teclado luminoso luciendo sobre una buena base para bailar y acompañados en los tejados por un espectáculo de fuegos artificiales y en las terrazas por los diablos y diablas animando el cotarro.

Es como si el local hubiera dado un salto de calidad. Se ha asentado la oferta. Este será el tercer verano que Miró lleva el timón, el primero que pilotará el barco entero (restaurante, terraza y discoteca) y parece que el producto va a exprimirse al máximo posible para deleite de quienes se acerquen a disfrutar del que probablemente sea el mejor local de la ciudad en lo que a prestaciones, posibilidades, vistas y ubicación se refiere.

Las noches de este verano serán verdes, es el color por el que han apostado en las terrazas, en luces y velas. Y las tardes podrán comenzar al mediodía en la terraza con unos ‘snacks’ suficientes y abundantes para llenar el estomago sin perder de vista el sabor, disfrutando de la cocina del Cielo para pasar a las copas y terminar en el restaurante.

De momento el local abre los jueves noches para las copas, y el resto del fin de semana desde mediodía en las terrazas, se puede comer, sin miedo, hasta que el cuerpo aguante (madrugada). Y el Restaurante sólo por las noches. A partir de que el curso finalice, finales de junio, extenderán esa misma oferta a la semana al completo. Pero de momento, con y sin exámenes, ya es verano.