SIN SUBVENCIONES

Aguas Abiertas acusa al ICD de poner trabas a las subvenciones y llevarlos a la bancarrota

Aguas Abiertas acusa al ICD de poner trabas a las subvenciones y llevarlos a la bancarrota
Una nadadora cruza el Foso San Felipe
Una nadadora cruza el Foso San Felipe  

La Asociación Aguas Abiertas acusa a la dirección del Instituto Ceutí de Deportes (ICD) y a la Consejería de Juventud, Turismo y Deportes de obstaculizar y boicotear sus pruebas, obstaculizando los trámites para la concesión de subvenciones llevándolos a la bancarrota con una “impresentable Gynkana” a la que se les ha sometido.

Aguas Abiertas recuerda que organiza pruebas deportivas desde el año 2011, “pruebas modestas y con poca participación, que se financiaban con las inscripciones de los deportistas y con la generosidad de varias empresas locales” pero que, desde 2013, “al comprobar el auge de este deporte y la elevada participación en las pruebas, solicitamos colaboración al ICD (siendo Gerente Luis Salinas). A partir de este omento, el ICD sufragaba algunos gastos mediante “propuestas de gastos inferiores a 500 euros”. Un sistema de subvenciones que cambio a iniciativa de Intervención desde 2017 siendo necesaria la figura del convenio para formalizar las ayudas.

“A mediados de enero de 2017, nos reunimos con el consejero, la gerente del ICD y la técnico que tenemos asignada. En aquella reunión, además del convenio, tratamos asuntos como el inexistente canal de natación y el perjuicio que supone para los deportistas locales el cierre del Díaz Flor. Al finalizar la reunión el consejero se compromete a poner en marcha el canal de natación y ampliar el Convenio para cubrir los gastos de los servicios de socorrismo y ambulancias que, hasta entonces realizaba altruistamente Cruz Roja, pero que deja de hacerlo cuando pierde el contrato de vigilancia de playas y se queda sin personal”, explican, por lo que fue necesario ampliar los gastos debidos para la organización de las pruebas de natación para contemplar los presupuestos de Cruz Roja.

A mediados de junio volvemos a ponernos en contacto con el ICD, ya preocupados por la cercanía de la prueba y no disponer de liquidez, y nos indican que ya podemos llevar el convenio y el importe total de este 20 junio enviamos convenio”, recuerdan. Pero los problemas no habían hecho sino empezar: “La técnico a cargo nos solicita documentación sin sentido, que se solicita en los convenios de Escuelas Deportivas y que no tiene ninguna aplicación en un convenio para la organización de pruebas deportiva. Además nos indican que la gerente está de baja, y que el consejero ni esta, ni se le espera. Haciéndonos el comentario tan agraciado de ‘esto os pasa por confiar en los políticos".

Una situación que ha llevado a la asociación a la bancarrota,  “ya que el presidente había aportado más de 2.500 euros de su propia cuenta y debíamos una cantidad importante a varias empresas”. Una situación de la que responsabilizan al ICD: “Desde esta asociación queremos hacer público nuestro malestar con la Consejería de Deporte, y con la gerencia del ICD. Malestar del que queremos excluir a los trabajadores y trabajadoras de ICD, grandes profesionales, desmotivados y sin apenas posibilidad de hacer nada por el deporte, que sufren a diario la indignación de los ceutíes, sin tener culpa del estado tan lamentable en la que se encuentra una entidad que debería ser el orgullo de nuestra ciudad y no una lacra”.