Alfonso Murube, ¿futbolista o falangista?

Alfonso Murube, ¿futbolista o falangista?

- Caballas pide el cambio de nombre del estadio municipal por considerar que se honra a un héroe del Régimen y el Gobierno asegura que se trata de un homenaje privado fuera del alcance de la Ley de Memoria Histórica

- El historiador Francisco Sánchez apunta que no se puede determinar si se alistó en la Falange por vocación fascista u obligado como tantos otros

- 'Alfonso Murube' es un "recuerdo privado" fuera de la Ley de Memoria Histórica, dice un informe


En plena vorágine del fútbol mundial, entre Ronaldos y Messis y Guardiolas y Mourinhos, en la actualidad de Ceuta se ha colado un nombre añejo, de cuando se jugaba en el barro con una pelota de cuero y trapo; de cuando la liga se detenía porque los aficionados estaban ocupados en una Guerra Civil: Alfonso Murube (1913-1938), uno de los pocos futbolistas que da nombre a un campo, el Estadio Municipal de Ceuta. Centrocampista del Ceuta Sport Club antes que falangista, muerto a los 25 años en el Frente Nacional en abril de 1938 en Aranjuez, según unos, o en Guadalajara en el sector de Sotodoso, según otros, con el grado de teniente del Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Ceuta.

Cuatro años después de su muerte, en 1942, con la guerra aún en el recuerdo, la directiva de la Sociedad Deportiva Ceuta, nuevo nombre del Ceuta Sport Club debido al decreto de 1937 que ordenaba erradicar los extranjerismos en el fútbol, pide cambiar el nombre del estadio, hasta ese momento conocido simplemente como Campo Municipal de Deportes, y que, con el inmediato beneplácito, claro, de las autoridades franquistas, pasaría a conocerse como ‘Alfonso Murube’. El mismo estadio que diez años antes, paradojas de la historia, mando construir un alcalde socialista, David Valverde Soriano.

Un nombre que volvió a la actualidad, casi 80 años después, tras la propuesta de Caballas de replantearse el cambio de nombre del estadio municipal rebautizándolo como Nayim Amar, en recuerdo del ex jugador del Zaragoza y héroe de la Recopa de Europa de 1995. Propuesta a la que se sumó el PSOE, que planteó que los ceutíes votasen entre varios candidatos; o Ciudadanos, que se mostraba de acuerdo en borrar recuerdos falangistas del nombre de un estadio y que simplemente volviese a conocerse como al principio, simplemente Estadio Municipal de Ceuta. Propuestas que el presidente de la Ciudad Juan Vivas, resolvió encargando un informe que desestima un cambio de denominación por vulnerar Ley de Memoria Histórica. “La Ley de Memoria Histórica recoge en su art.15.2. que se excluyen de ella, al tratarse de un recuerdo privado, sin exaltación de los enfrentados” aunque entiende que si el Pleno Municipal, quiere hacerlo, “podrá cambiar el nombre del Estadio, pero sin tomar como base la Ley de Memoria Histórica”.

Pero, ¿quién fue Alfonso Murube? ¿Qué colores defendió con más pasión? ¿El blanco de la elástica del Ceuta o la camisa azul de la falange?

Alfonso Murube era sevillano de Utrera, un centrocampista fino y muy técnico, cuentan las crónicas. El historiador ceutí Francisco Sánchez Montoya, oráculo de la Memoria Histórica de Ceuta, siguió su rastro: “Murube comenzó en el Utrera Balompié en 1924, después pasó al Deportivo Extremeño de Badajoz y un año más tarde al Valladolid ya con ficha profesional donde permanece dos años, y en 1931 vino a Ceuta y fichó por el Cultura, proclamándose campeón de la Copa Municipal, siendo en 1933 traspasado a la S.D. Ceuta. Cuentas las crónicas que era un jugador muy técnico, jugaba de interior y era sobretodo un organizador de los ataques del equipo ceutí.

Tres años jugó Murube en Ceuta (aunque ya había jugado dos años antes en el Cultura Sport), alcanzando el estatus de estrella local, pero nunca llegó a empezar su cuarta temporada. Un 17 de julio de 1936, Murube cambio el blanco del Ceuta por el azul de la Falange, y salió de los ‘Dockers’, como se conocía popularmente al estadio por estar junto a unos barracones militares del mismo nombre, vestido con la camisa azul de la Falange y a las órdenes de un nuevo entrenador de voz atiplada: el general Francisco Franco.

Esta es la historia documentada, desde aquí la vida y obra de Murube se pierde en el fragor de la batalla. Por ello, el historiador Sánchez Montoya pide cierta prudencia. “Era un futbolista que jugó en varios equipos antes de llegar al Ceuta y tras el golpe fue movilizado como otros ceutíes, y si no te enrolabas eras enviado al Hacho”, recuerda aludiendo al penal de la fortaleza. Determinar si era falangista de corazón o por obligación, como tantos otros, es casi imposible. Y Sánchez pone el ejemplo, documentado, de un anarquista ceutí que fue enviado al frente y murió en nombre de Franco. “Su nombre está en la catedral y seguramente era ateo, se llamaba Ramírez y a Murube le pudo pasar igual”.

Qué colores defendió con más convicción es algo que, de momento, no se puede afirmar con seguridad. Lo único cierto es que son pocos, muy pocos, los aficionados al fútbol que recuerdan algún mérito futbolístico de Alfonso Murube

Alfonso Murube de pie cuarto por la izquierda, con la camiseta de Deportivo Bp. Don Benito, 12 de abril de 193

Foto: Hisfutceut.tk