El Atlético de Ceuta se pone a 4 puntos de la liguilla de ascenso

El Atlético de Ceuta se pone a 4 puntos de la liguilla de ascenso
Escasa entrada este domingo en el Murube
Escasa entrada este domingo en el Murube  

- Randy marca el gol de la victoria y se lesiona

- El árbitro no permitió que atendieran al delantero cuando se lesionó tras una entrada y encendió los ánimos del estadio que vio impotente como a Randy lo sacaban del campo entre dos jugadores del Alcalá y Sandro


Dejó pasar el Atlético de Ceuta la pasada semana dos puntos en casa y muchas posibilidades de acabar peleando por el ascenso a Segunda B, la actitud no había sido la adecuada y se cayó en la relajación en el peor partido del año para hacerlo. Pero este equipo saca lecciones con rapidez y pone en práctica soluciones. Este domingo, ante el Alcalá se repetían las mismas circunstancias que el pasado fin de semana y el equipo sí salió a comerse al rival, el campo, el árbitro, la liguilla y lo que le pusieran por delante.

Saltó el Atlético al campo sabiendo que los que tiene por delante habían pinchado, como la semana pasada, sin excepción, sólo el Algeciras ha ganado con contundencia y ya es más líder. El Córdoba B, es segundo clasificado con 63 puntos, 6 más que el Atlético de Ceuta, y empató en el mediodía del domingo con el Sevilla C. El Coria, tercer clasificado con un partido menos suma 61 puntos, 4 más que el Atlético de Ceuta, también en sesión matinal cedió un empate en su casa ante el San Roque. Por último el Mairena, cuatro clasificado, última plaza de acceso a la liguilla con 61 puntos, cuatro más que el Atlético, a mediodía, cedió un empate sin goles ante el Cabecense, sexto clasificado con tres puntos menos que el Atlético.

No se podía hacer otra cosa que no fuera ganar y recortar distancias. Y eso hizo el Atlético ganar al Alcalá, séptimo clasificado. Y ganó el partido el conjunto de Álvaro Pérez con la autoridad que acostumbra en el Murube, pero sin cerrarlo como solía, dando sustos a la grada, muy poco llena esta tarde, hasta última hora.

Jugó un fútbol lleno de pasión y vistosidad el Atlético, Algún contraataque armado con paredes al primer toque no culminó en gol por la anticipación del último defensa. Fútbol de categoría.

Prieto tenía la pólvora mojada este domingo, de haberla tenido seca, se podría haber coronado con tres goles. Tantos como veces se quedó sólo delante del portero. La primera vez en el minuto 7, en lugar de martillear el balón sin piedad, optó por regatear al portero y se quedó sin ángulo, aún así lo intentó, valiente, desde la misma línea de fondo ya con el portero y la defensa regateada, pero el balón sólo se paseó por delante de la línea de gol.

Fue el primer aviso serio. Tres minutos después a Randy se le fue por tan poco que acabó pegando en el palo por fuera.

Apenas llegaba el Alcalá, pero llegaba y tiraba a puerta. El Atlético pareció entrar en una fase más tranquila, pero este domingo la tensión de los jugadores era otra muy distinta y eso hacía pelear cada balón como si fuera la vida en ello, ayuda siempre a mantener la tensión contar con Pepe Martínez en el campo, quizás fue lo que quiso Pérez con el incomprensible cambio de la pasada semana, tensionar un equipo que no lo estaba. Este domingo, con Martínez en el césped la tensión estaba ahí. Se palpaba y la sentía también el rival.

En el minuto 29 Randy se inventó un zapatazo preciso para aliviar el partido y alegrar a la agrada. Desde fuera del área, golpeó seco, con el defensor encima y el balón entró después de pegar en el palo. Golazo. Vale las opciones de poder subir. El delantero lo celebró abrazándose a su entrenador Álvaro Pérez.

Randy hizo lo mejor del partido y fue protagonista involuntario de lo peor, probablemente de la temporada. El jugador recibió una dura, durísima entrada en el medio del campo, tan dura que le lesionó. El árbitro, Nicolás Fernández, de Algeciras, (pongámosle nombre a la Infamia) ni señaló falta. No contento con eso, no permitió que se atendiera a Randy. Hasta en dos ocasiones, Alcalá y Atlético de Ceuta echaron el balón fuera para que se parara el partido y entraran a atender a Randy que seguía tirado sobre el tapete donde le dejaron tras la entrada.

El colegiado no mostró ni la menor humanidad, ni el menor sentido común, ni el menor acierto. Se equivocó tanto, con tal maldad, que le vendría muy bien un tiempo en la nevera. Había venido sufriendo el Atlético de Ceuta arbitrajes malos, pero el de hoy los superó con creces a todos. El peor visto en el Murube en las últimas tres temporadas. No se puede perdonar. A Randy, que tuvo que ser sustituido por Said porque no podía caminar lo tuvieron que sacar del campo en brazos entre Sandro y dos jugadores del Alcalá.

El colegiado montó una tangana con la grada de la que puede sentirse orgulloso, es la primera persona capaz de poner de acuerdo a todo el Murube y hacer cantar y gritar al unísono a cada uno de los espectadores, lo malo es que lo que le gritaron es irreproducible aquí. Acabó incluso acercándose al banquillo para sacarle amarilla a Pérez que se desgañitaba pidiendo humanidad y sentido común. Su viaje al banquillo provocó el incendio definitivo de la grada, que llegó a arrojarle algún objeto.

Fue tan malo el árbitro que ni tan siquiera ponderó bien su objetivo. Si entendió que Randy lo que quería era perder tiempo quedándose tirado y que no estaba lesionado, acabó con su actitud parando el partido mucho más de lo que hubiera supuesto que entraran a atenderlo. Y al final lo tuvieron que sacar igual. Se perdió mucho tiempo, y sólo añadió tres minutos a la primera parte, con lo que si Randy hubiera querido perder tiempo, lo habría hecho de cine. Lo malo es que no era teatro, está lesionado.

La segunda parte arrancó con el público aún cabreado con el árbitro y el Atlético queriendo cerrar el choque por la vía rápida. Volvió a tener ocasiones Prieto, Said y Perita, pero ninguno acertó en los metros finales y el portero del Alcalá sacó una a Prieto increíble.

Fue una segunda mitad más bien aburrida. Con el árbitro como centro de la ira de la grada. Volvió a equivocarse, ya en el descuento cuando derribaron a Prieto que se iba sólo contra al portero y le sacó amarilla al delantero al entender que se había tirado. Era falta, clarísima y roja para el defensa.

El Alcalá tiró a puerta, llegó a generar alguna ocasión de peligro que hacía ver que se podía repetir lo de siete días atrás, que en una de esas, el empate volviera a aparecer para dejar al equipo a la misma insalvable distancia de 6 puntos. No pasó así esta vez. El equipo ganó a pesar de los 4 minutos de descuento que concedió el árbitro.

Ahora sus aspiraciones a meterse e la liguilla de ascenso han crecido exponencialmente. Sigue necesitando dos pinchazos del Mairena en cuatro jornadas, o quizás dos del Córdoba B o del Coria que tiene un partido menos. La buena noticia es que Mairena y Córdoba juegan entre sí en la última jornada, quizás entonces les sirva el empate a los dos, si no fuera así uno de los dos volvería a dejarse puntos y el Atlético podría pegar el zarpazo final para pelear por el ascenso. La próxima jornada, los de Pérez juegan contra el Club Atlético Antoniano, antepenúltimo clasificado, y en plena lucha por evitar el descenso. El Córdoba visita la cancha del colista, el Montilla y el Mairena juega contra el filial del Sevilla con el que se ha dejado puntos esta jornada el Córdoba B. De nuevo todo pasa por ganar o ganar, también a domicilio.

El Atlético de Ceuta se pone a 4 puntos de la liguilla de ascenso