LUIS RUBIALES, EN CEUTA

La selección española de fútbol sala, actual subcampeona de Europa, jugará en Ceuta en septiembre

La selección española de fútbol sala, actual subcampeona de Europa, jugará en Ceuta en septiembre
Rubiales, Vivas y García Gaona, con la camiseta que el primero ha regalado al presidente de la Ciudad.
Rubiales, Vivas y García Gaona, con la camiseta que el primero ha regalado al presidente de la Ciudad.  

En la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) podrán cambiar muchas cosas tras el adiós a Villar y la reciente elección como presidente de Luis Rubiales, que este jueves visita Ceuta, pero no el papel protagonista del líder de la Territorial caballa, Antonio García Gaona, ni la "atención" de la entidad federativa hacia la ciudad autónoma, en la que la selección nacional de fútbol sala, bicampeona mundial y hetacapeona europea (actual subcampeona), jugará un partido "en septiembre".

Así lo ha anunciado el propio Rubiales en el Salón del Trono de la Asamblea, donde ha comparecido ante los medios junto a Vivas, García Gaona, parte del Ejecutivo local y la plana mayor del fútbol ceutí.

Ante todos ellos, el nuevo presidente de la RFEF ha nombrado a García Gaona presidente del Comité de la Liga de Fútbol Aficionado y le ha tildado de "amigo"; de "referencia" a nivel nacional por "honesto, humilde y decidido cuando cree en algo"; y de pieza clave para mantener la "simbiosis perfecta" que en la ciuda sostienen la Administración y la Federación de Ceuta.

"Aquí me siento siempre como en casa", ha destacado el nuevo presidente de la Federación, que ha descrito a Vivas como "guía y maestro en valores como los del respeto, el diálogo y la cercanía". No menos elogios le ha dirigido el presidente de la Ciudad, en sintonía plena con su apuesta por la "transparencia" y por la incorporación de la mujer a cargos directivos en el mundo del fútbol español.

Los dos han dicho compartir también su apuesta por el fútbol base, porque le llegue un retorno económico más potente desde el profesional para que siga jugando un papel de "escuela" de principios para los más pequeños, unos 1.500 en Ceuta, que se benefician de su "rentabilidad social", a la que la Ciudad aporta cada año unos 600.000 euros "que disfrutan del efecto multiplicador que le dan las muchas personas que desde el ámbito federativo trabajan sin retribución alguna".

Rubiales y Vivas se han comprometido también a "mantener e incrementar en lo posible" las relaciones entre el Gobierno local y la RFEF articuladas en la era de Villar con García Gaona como interlocutor principal entre ambos ámbitos para "garantizar a los ceutíes los mismos derechos que tienen el resto de los españoles también en el fútbol con independencia de nuestros condicionantes".