ADMINISTRACIÓN LOCAL

Adiós a la unidad sindical: estalla la guerra entre CCOO y UGT

Adiós a la unidad sindical: estalla la guerra entre CCOO y UGT
José Miguel Antúnez, secretario del sector local y autonómico de UGT Ceuta y el secretario general de la sección sindical de CCOO en el Ayuntamiento, José Antonio López
José Miguel Antúnez, secretario del sector local y autonómico de UGT Ceuta y el secretario general de la sección sindical de CCOO en el Ayuntamiento, José Antonio López  

La siempre frágil y solo aparente unidad sindical ha terminado por saltar por los aires este primer lunes de octubre. UGT anunciaba a mediodía su denuncia contra el convenio colectivo, caducado desde 2007, para forzar su renegociación, mientras desde CCOO acusan a los ugetistas de traición y prometen “un otoño caliente”. Por su parte, desde CSIF prefieren quedarse al margen, aunque recuerdan que ningún sindicato les secundó cuando trataron de denunciar el convenio y acuerdo regulador en 2015.

La irrupción de UGT el pasado jueves en el salón de plenos para reclamar una mesa de negociación real y la agilización de las consolidaciones de personal interino molestó más en las oficinas de CCOO y CSIF que en el despacho del presidente Vivas. Tanto es así que este lunes, poco después de que los ugetistas anunciaran su intención de denunciar el convenio colectivo y el acuerdo regulador para forzar la negociación de un nuevo marco al considerar agotado el actual, desde CCOO han reprochado la actitud unilateral de la central sindical rival, considerándose traicionados “por cuatro votos”.

Vamos a hacer la denuncia del convenio porque entendemos que  ya ha pasado suficiente tiempo, se cerró en 2005 y tenía validez hasta 2007 y entendemos que  después de la crisis podemos volver a negociar y a dar forma a un nuevo convenio, ya es hora de que se empiece la recuperación de derechos”, explicaba José Miguel Antúnez, secretario del sector local y autonómico de UGT Ceuta. Una negociación que han dejado pasar durante más de una década pero que ahora, una vez pasada la crisis, es momento de poner sobre la mesa, argumentan. Ayudas sociales, beneficios, mejora de promoción… “Hay que sentarse estudiarlo, actualizarlo, ver las demandas que tiene los compañeros y darle forma”, desgrana Antúnez poniendo “un ejemplo claro”, las consolidaciones.

Un nuevo frente que viene a sumarse a los muchos que ya tiene abiertos con el proceso de consolidaciones, las promociones internas o la RPT. “Si Recursos Humanos no da para cuatro cosas, entonces lo que tiene que hacer el presidente es hacer una remodelación, porque son muy pocos temas”, puntualiza Antonio Ramírez, secretario de Administración de FSP-UGT.

Una ofensiva de UGT que ha sentado muy mal en CCO que acusan al sindicato de buscar protagonismo. “Lo que ellos llaman protagonismo, nosotros lo llamamos acción sindical, nuestra forma de trabajar no los marca otro sindicato, los marcan nuestros compañeros y las necesidades de la Ciudad”, rebate Antúnez a CCOO. A lo que su compañero Antonio Ramírez  añade que “en la última mesa ya tuvieron una reunión con las otras centrales y ya planteamos estas cuestiones y ya venimos diciendo desde hace tiempo que vamos a plantear la negociación del convenio y nosotros vamos a tirar para adelante”. Reivindicaciones que, le consta a UGT,  comparten el resto de sindicatos.

No lo tienen tan claro en Comisiones Obreras en el Ayuntamiento que se sienten “traicionados” por UGT, a quienes acusan de pactar con la Ciudad a espaldas del resto de sindicatos las bases de las consolidaciones.  Es por ello que a CCOO le “huele mal” que el presidente Vivas cite a los sindicatos ahora por separado, por lo que se niegan a asistir a reuniones bilaterales. “O todos a una o aquí el presidente se levanta de su mesita y viene las mesa de negociación y de la cara”, reta el secretario general de la sección sindical de CCOO en el Ayuntamiento, José Antonio López. “Tenemos a 300 personas por consolidar, una oferta de empleo que no es capaz de sacar adelante, concursos que viene a negociar unas veces con unos parámetros otras veces con otros, es una poca vergüenza lo que tiene este Ayuntamiento que clama al cielo y este es el peor momento para que un sindicato quiera hacer acción sindical para cuatro votos dentro de un año cuando se han pasado tres años sin hacer absolutamente nada”, acusan.

Otoño caliente

“Esto se ha acabado, ¿qué quieren? ¿Un otoño caliente” Nosotros también lo sabemos hacer, es la manera más fácil de hacer oposición, destruir y no construir. Hemos trabajado y se han pasado las bases por el arco del triunfo y estamos hartos de negociar para beneficiar a un determinado grupo o a un determinado colectivo y no al interés general”, insiste López, visiblemente indignado con la Ciudad y con UGT. Eso sí, “si se dejan a un lado las diferencias entre sindicatos” en pro del interés general “nos tragamos la saliva que haga falta, pero no vamos a hacer el paripé de negociar para que luego en privado decidan otra cosa, eso se ha acabado con CCOO”.

Desde CCOO se sienten traicionados por UGT. “Estoy dispuesto a hacer borrón y cuenta nueva si UGT propone negociar, pero trapitos sucios y reuniones clandestinas, no”, zanja el secretario general de la sección sindical de CCOO. “Para temas generales nos sentamos y nos enseñamos las caras unos a otros”, subraya, pero “se han pegado tres años sin hacer nada  y ahora vienen las elecciones y llega el momento clave de empezar a abrir las armas. Pues en CCOO estamos dispuestos a un otoño caliente, que por cierto es lo más fácil”.

Un enfrentamiento larvado en el que el tercer sindicato en liza, CSIF, prefiere no entrar, aunque, eso sí, recuerdan que ya en 2015 pusieron sobre la mesa la necesidad de renegociar el convenio colectivo y el acuerdo regulador y se quedaron solos. Así y todo, fuentes del sindicato abogan por no echar "más leña al fuego" y aboga por la unidad sindical.