SIN COBRAR

La Administración toma el control del comedor del CETI pero abandona a su suerte a las trabajadoras

La Administración toma el control del comedor del CETI pero abandona a su suerte a las trabajadoras
Protesta de los trabajadores de Dulcinea Nutrición en el CETI
Protesta de los trabajadores de Dulcinea Nutrición en el CETI  

La Administración General del Estado ha asumido el control de la gestión del servicio de comedor del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), pagando a los proveedores y asegurando que llega la mercancía necesaria y llevando a cabo el mantenimiento. Todo menos los trabajadores.

Tras la espantada de la empresa adjudicataria, que no paga a su plantilla y acumula deudas con proveedores, la Administración se ha hecho cargo de la provisión de comedor del CETI, pero se lava las manos respecto a la plantilla, que lleva seis meses viendo como su sueld se retrasa, temiendo que un día la empresa desaparezca y no vuelvan a cobrar

“Lo único que responden es que nosotros pertenecemos a la empresa, pero a la empresa la contrataron ellos”, explica una de las empleadas de Dulcinea Nutrición, la adjudicataria del servicio de comedor del CETI que lleva meses con retrasos en sus pagos a los trabajadores y a los proveedores. “Empresa que ellos han contratado”, insiste.

“La administración se está haciendo cargo de todo menos de nosotros”, lamenta una portavoz de las trabajadoras que asisten impotentes a cómo se solucionan los problemas de provisiones y pedidos, “para que no falte nada” pero se desentienden de ellas.