Aróstegui cree que el Gobierno compite con Delegación por ver “quién la tiene más larga”

Aróstegui cree que el Gobierno compite con Delegación por ver “quién la tiene más larga”
Gil comparte indignación con Aróstsegui
Gil comparte indignación con Aróstsegui  

- UGT y CCOO recuerdan a IU y PDSC que ellos no son quienes luchan todos los días, citando a Bertolt Brech, y que sí, en cambio, las dos centrales son imprescindibles

- Ambas centrales creen que es hora de comenzar a recuperar "los empleos y la dignidad perdida"


Pocas veces como este año el Primero de mayo en Ceuta ha venido precedido de tantos asuntos candentes entorno a la celebración. Si la situación de recortes de derechos a los trabajadores y sociales en general y el desempleo creciente no fueran suficientes, Comisiones Obreras y UGT han tenido que dedicar buena parte de su intervención de este lunes para anunciar la celebración a defenderse de los ataques de la Ciudad Autónoma, al prohibir la acampada que habían propuesto algunos colectivos ciudadanos y que respaldaban los dos sindicatos y también de la contramanifestación montada por el PDSC de Mizzian e Izquierda Unida de Musa.

Así, sin tapujos tanto el secretario generla de UGT, Antonio Gil, como el de Comisiones Obreras, Juan Luis Aróstsegui se han mostrado visiblemente molestos con la prohibición a la acampada –lo único suspendido de todo el programa de actividades-. Aróstegui cree que el Gobierno de la Ciudad Autónoma “ha entrado en una competición con la Delegación del Gobierno a ver quién la tiene más larga” en referencia a la prohibición.

“Al PP le está costando demasiado tiempo aprender democracia. Le sale del alma la vena autoritaria y fascista con suma facilidad. Estamos sorprendidos de que un acto pacífico y democrático sea desautorizado sin argumento moral ni práctico de ninguna otra clase. Ahora resulta que no se puede acampar en una plaza pública. Miles de ciudadanos lo hicieron ayer (por el domingo) en el Vaticano. Acampar un día en una plaza pública no es un acto de comunistas salvajes que vayan a tomar nada al asalto”, ha comenzado a hilvanar Aróstegui ante el asentimiento de su homólogo Gil.

“Los jóvenes quieren trabajar y no pueden; quieren estudiar y no pueden ¿tampoco pueden manifestarse? Que diga el PP que quiere que hagan los jóvenes además de votarles”, ha reclamado Aróstegui.

El de comisiones cree una “involución” la prohibición y no entiende que a alguien “le pueda molestar” el que se realicen debates en una plaza pública.

Izquierda Unida y el PDSC

No muchos menos molestos se ha notado a los líderes sindicales con la contramanifestación organizada por el PDSC e Izquierda Unida para este Primero de mayo. A Gil le ha parecido muy mal que desde la organización de esa manifestación se haya dicho que los sindicatos ya no representan a los trabajadores. Fuera de micro Gil ha recordado que entre Comisiones Obreras y UGT suman más afiliados que militantes con carnet todas las fuerzas políticas de la ciudad juntas, rondando los 8.000 carnets sindicales.

Aróstegui ha tirado de poesía y ha citado los versos de Bertolt Brech que hiciera célebres el cantautor cubano, Silvio Rodríguez como prelucio a su ‘sueño con serpientes’:

“Hay hombres que luchan un día

y son buenos.

Hay otros que luchan un año

y son mejores.

Hay quienes lucha muchos años

y son muy buenos.

Pero hay los que luchan toda la vida:

esos son los imprescindibles”, ha citado Aróstegui.

“Los imprescindibles de este país son UGT y Comisiones Obreras” ha zanjado Aróstegui. El de Comisiones ha recordado que ambos lucharon por la democracia durante el franquismo, que estaban en la calle el día del golpe de estado, contra el terrorismo y todos los primeros de mayo desde hace que alcanza la memoria han estado dando la cara por la defensa de los derechos de los trabajadores. “No ha habido manifestación en este país en la que no estuviera UGT y Comisiones Obreras. Van y vienen. Un año vienen, otro no. Cuando vienen son bienvenidos. Dos años vienen otros no. Intereses cambiantes. Aves de paso. Nosotros lo respetamos. Pero a la hora de criticar cada uno s su sitio justo, el que se ha ganado a pulso”, ha espoleado Aróstegui.

Reivindicación

Así las cosas, casi las causas naturales y las justificaciones para reclamar una presencia masiva en la plaza de los Reyes este Primero de mayo han quedado en un segundo lugar.

Y eso a pesar de que “hay más razones que nunca”, como ha apuntado Gil, que ha enumerado recortes y necesidades del mercado laboral y de la sociedad española: pensionistas, jóvenes desempleados… Y hasta “empresarios que se han sumado a las listas del INEM. Miles de autónomos que han tenido que cerrar sus negocios. No podemos pasar por alto este día”, ha arengado Gil.

“Estamos pagando la ciudadanía el rescate de los bancos, mientras se ha recortado la educación, la sanidad, los servicios sociales. Para este gobierno lo público es la deuda pública. Se han cargado a la clase media mientras crece la economía sumergida y la corrupción y crecían los multimillonarios y los pobres”, ha resumido Gil.

Para Aróstegui hacer ver con una gran asistencia a la plaza de los Reyes a las 11.30 del día uno de mayo el descontento ciudadano es una manera de comenzar a “recuperar los empleos y la dignidad perdida”, concepto en el que se basa el lema oficial de la celebración. “Estamos siendo agredidos por los lacayos del poder económico. No se puede tolerar. Es excesivamente grave y por eso hay que salir a la calle y llenar la plaza de los Reyes”, ha zanjado Aróstegui.