La asociación Ceutalia presenta un video gratuito para atraer al turista marroquí


La asociación Ceutalia presenta un video gratuito para atraer al turista marroquí

- El anuncio, protagonizado por una pareja, muestra las franquicias, el centro comercial, el Parque Marítimo del Mediterráneo y el Casino de Ceuta

- Es una producción propia, sin ánimo de lucro y sin financiación de terceros, subrayan

La recién nacida asociación Ceutalia, creada, explican, para la promoción turística, social y cultural de la ciudad de Ceuta, “desde el ámbito privado” han presentado en el Hotel Ulises un video, de producción propia, sin ánimo de lucro y sin financiación de terceros” para la captación de turismo marroquí.

El vídeo, subrayaban desde la asociación antes de su presentación, se presenta de manera totalmente privada y particular, sin presencia ni apoyo alguno de la Ciudad Autónoma de Ceuta, ya que, “después de ser requeridos por el Presidente de la Ciudad, sin pedirlo por nuestra parte, para apoyar el proyecto, nos hemos llevado la desagradable sorpresa de ver cómo han pasado los meses sin que se haya hecho ningún movimiento, provocando un enorme retraso en la presentación, que teníamos preparada para abril. Es triste tener la sensación de hemos sido nuevamente engañados, pero es la realidad y así queremos expresarlo”, lamentaban.

El vídeo promocional, como el anterior de los mismos creadores, "En Ceuta, Sí", se lanza de manera gratuita, sin apoyo económico “y con la única intención de colaborar desde el ámbito privado por la promoción turística de la ciudad, en esta ocasión, dirigiéndonos de manera muy concreta a la captación de turismo marroquí”.

El video, a modo de reality, sigue a una joven pareja en su primera visita a la ciudad, desde que ven el anuncio de ‘En Ceuta Sí’, en su casa.

¿Qué sitio es ese?, pregunta ella.

Es Ceuta ¿Podemos ir a visitarlo?, pregunta él (sic).

Y parece que sí pueden pues en el siguiente fotograma están ya a este lado de la frontera. El video da hábilmente un salto en el tiempo para saltarse las colas y los trámites y plantarse acto seguido en la Oficina de Turismo en el Baluarte de los Mallorquines. Lo primero desayunar, después paseo por las tiendas, con las grandes franquicias como reclamo; un chapuzón en el Parque Marítimo del Mediterráneo, una vuelta en kayak, visita al centro comercial, menú halal en un restaurante americano de comida rápida y a probar suerte en el casino.

Todo ello aderezado con ritmos flamencos y coros que cantan “Ceuta, Ceuta, musa del mar, al sur del sur, reina de sal, niña de luz”.