EN ALGECIRAS, SÍ

El Banco de España niega instrucción alguna sobre billetes grandes, que recuerda son de “curso legal”

El Banco de España niega instrucción alguna sobre billetes grandes, que recuerda son de “curso legal”
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Tanto Cámara de Comercio como Confederación de Empresarios están muy indignados con el asunto. Responsables de banca en la ciudad le han llegado a decir a sus clientes que acudan a Algeciras a ingresar los billetes -allí no hay problema-. Hay quién ha ido con el notario y el billete a la caja. No sólo billetes grandes, a un empresario se le ha rechazado un ingreso de una cantidad importante en billetes más pequeños, a pesar de aportar factura y pasaporte del cliente marroquí que le había hecho el pago. En el empresariado se habla de "invitación a irse". Ni Ciudad, ni Delegación, ni senadores y diputado han dicho nada al respecto públicamente de una práctica que extiende la sospecha a toda una ciudad de forma generalizada.

Al ‘Ceuta is diferent’ sólo le falta una moneda propia. Que no cunda el pánico, nadie ha vuelto, que se sepa, a pagar con el ceitil. Aunque la situación es tan surrealista que quizás alguien haya barruntado ya esa posibilidad. Mientras las entidades bancarias siguen cerrando cuentas a clientes por sospechar de sus ingresos en billetes de 100, 200 y 500 euros, el Banco de España ha alzado este martes la voz para salir al paso de la polémica. Lo ha hecho negando de un modo “rotundo” que desde la entidad que controla los mercados financieros se haya dictado restricción alguna. “No hay ninguna instrucción del Banco de España “ respecto a los billetes de 100, 200 y 500 euros. “La operativa tiene que ser normal. Tienen que coger esos billetes porque son de curso legal”, han zanjado desde la entidad, que prácticamente, aún sin decirlo, reclama que le reclamen. Menos aún entienden que se hayan podido cerrar cuentas por este motivo.

Con un matiz, eso sí, y que no es poco importante. Una cosa es el Banco de España, al que el lunes señalaban desde la Confederación de Empresarios y otra bien distinta el SEPBLAC. ¿Qué es el SEPBLAC? Otra agencia dependiente en principio del Ministerio de Economía cuyas siglas encierran el enjundioso nombre de Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias.

De ahí, el Banco de España desconoce lo que haya podido salir “y no especulamos”. Pero sí recuerdan desde el propio Banco de España que lo que sí tiene ese organismo es una normativa que regula de un modo muy claro el trajín de billetes grandes, unos trámites a cumplir, tales como registrar el DNI del que los ingresa. La exigencia más comúnmente conocida es la de no poder efectuar pagos por encima de 2.500 euros que sean en efectivo en el comercio normal y corriente. Quizás es justo ahí donde esté el problema sin que nadie acierte a explicarlo por el momento.

La situación es tan enrevesada que si usted acude a la caja de una entidad bancaria en Ceuta con un billete de 500 euros no se lo van a aceptar, a pesar de ser –como recuerda el Banco de España- un billete de curso legal, pero si acude al cajero automático de esa misma entidad a ingresarlo lo va a poder hacer. Otra notable diferencia, que es una discriminación mayúscula: Si usted acude a la caja una oficina de esa misma entidad en Algeciras con el mismo billete sí se lo van a ingresar. Es decir, el billete de 500 euros es de curso legal hasta Algeciras, al menos afectos prácticos.

Es tal cual. Tanto que algún responsable de banca no ha dudado en explicárselo así a clientes que se han encontrado con el rechazo no ya a un billete de 500, sino a uno de 200. Lo corroboran desde la Confederación de Empresarios. “Se han cerrado cuentas a clientes. Nos estamos pegando tiros en los pies”, afirman poniendo el grito en el cielo porque se esté “generalizando la sospecha sobre toda una ciudad. Si hay pruebas para sospechas de alguien, mano dura, durísima con él, pero lo que no se puede hacer es generalizar esas sospechas a todos los empresarios de una ciudad”.

Otro ejemplo de situación surrealista. Un establecimiento turístico pasa una factura de más de 450 euros a un cliente, esta persona, procedente de la península, saca un billete de 500. Empiezan los problemas o el circo. El establecimiento ya está advertido por su banco. No le acepta un billete, que palabra del Banco de España, “es de curso legal”. La solución acaba pasando porque un empleado del establecimiento acuda con el cliente al cajero para ingresar el billete en la cuenta del cliente y que luego éste a su vez pague con la tarjeta al establecimiento. Tal cual. En el camino, cliente y negocio han perdido tiempo, el banco ha ganado dinero con una comisión.

El problema explican desde la patronal estriba en que el cliente marroquí es de billete grande, no es de pagar de otro modo que no sea en efectivo, con lo que ello supone para todo el comercio transfronterizo (un problema añadido más, visto lo visto). Más palos en las ruedas. Hay quien ha logrado emitir factura, recoger el pasaporte del cliente y acudir con la factura y el efectivo al banco para justificar la procedencia del dinero. Ni por esas. Denegado. Se trataba de una cuantía importante, pero no había billetes de 500 euros.

“Tenemos decenas de quejas”, recuerdan desde la Confederación de Empresarios. Que braman con el asunto. Reclaman a las fuerzas vivas que actúen y medien en la situación y no consideran que sea tolerable que aquí, no y en Algeciras, sí. Alguien tendrá que explicar porqué. De momento, la única explicación, no menos curiosa, dada por una autoridad ‘sottovoce’ es que las entidades financieras son empresas privadas y pueden hacer lo que quieran (SIC).

Se sabe que incluso hay quien ha ido con el billete y un notario a la caja de una entidad a levantar acta del rechazo a una moneda de curso legal. “No sirve de nada”, brota el pesimismo desde la Confederación de Empresarios.

“Primero empezó el BBVA, luego le siguió Santander, y ahora ya son todas. Y algunas están también cerrando cuentas, y tiene pinta que las que no cierran todavía seguirán la dinámica y las acabarán cerrando”, apunta una indignada voz desde la Confederación de Empresarios. La voz insiste “no se puede sospechar de forma generalizada”. Y eso es justo lo que parece que está pasando. “Nos están invitando a que nos vayamos”, fin de la cita.

De momento ni el SEPBLAC, ni la Delegación del Gobierno, leáse Ministerio de Economía, ni los senadores y diputados nacionales, ni la Ciudad Autónoma, ni las propias entidades financieras, han dicho esta boca es mía. Y eso que el problema en realidad comenzó hace ya más de un año, en este tiempo se ha ido extendiendo esta práctica para incredulidad de propios y extraños. Quién sí ha hablado ya es el Banco de España: “Los billetes de 100, 200 y 500 euros son de curso legal”, aunque la realidad apostille que lo son de Algeciras para arriba.