Se buscan policías con autocontrol y en forma, abstenerse “imbéciles”

Se buscan policías con autocontrol y en forma, abstenerse “imbéciles”
Imagen que ilustra las bases de las pruebas físicas.
Imagen que ilustra las bases de las pruebas físicas.  

- Así serán las pruebas para acceder a una de las nueve plazas de Policía Local

- Entre las causas de exclusión las bases usan términos médicos en desuso como “idiocia” o “imbecilidad”

- Tendrán que nadar 50 metros en menos de 46 segundos ellos y cinco segundos más ellas, y deberán correr un kilómetro y medio en menos de cinco minutos en el caso de los hombres y 1.000 metros en cuatro minutos en el caso de las mujeres


La Policía Local quiere nuevos agentes jóvenes, sanos, en plena forma física, con conocimientos de las leyes, los delitos y sus penas y con una preparación intelectual suficiente, responsabilidad, autocontrol y capacidad de decisión/acción/iniciativa. Si usted cumple con estos requisitos y se ve capaz de nadar 50 metros en menos de 45 segundos (tiene cinco segundos más de margen si es mujer) y correr kilómetro y medio en menos de cinco minutos (para las mujeres la distancia se acorta a 1.000 metros en menos de 4 minutos), tiene 20 días para prepararse pues el plazo de solicitudes arrancó este lunes 31 de octubre . Mientras, ya sabe, vaya repasando la Constitución, el Estatuto de Autonomía, las leyes, las ordenanzas, Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo y esas cosas.

Todas las bases, más veinte páginas, están publicadas en el Boletín Oficial de la Ciudad de Ceuta desde este mes de agosto , pero, si aún está pensándoselo ese es un resumen de lo que le espera.

Damos por hecho que cumple usted las condiciones mínimas, que tampoco son muy exigentes. Tener la nacionalidad española ; tener cumplidos los dieciséis años y estar en posesión de los permisos de conducir de las clases A y B para poder conducir vehículos policiales, condición está última difícil de cumplir si se tienen 16 años; tener el título de Bachiller o Técnico y no estar inhabilitado ni tener antecedentes. Hasta aquí relativamente sencillo.

La primera parte de las pruebas de selección tendrán, como es habitual, dos modus operandi: Oposición libre y el Curso Selectivo de Formación. En la primera parte, la que nos ocupa, se desarrollarán el reconocimiento médico y las pruebas psicotécnicas, en las que se evaluará tanto las aptitudes psicológicas como las intelectuales.

El reconocimiento médico no es una prueba sin más, sino que, se avisa, tiene carácter eliminatorio, y consistirá en un reconocimiento médico “que garantice la idoneidad del opositor para la función policial, debiendo realizarse a cada aspirante la revisión médica exigida en el Anexo I de esta convocatoria”. Y el anexo en cuestión son tres páginas con decenas de patologías y afecciones de todo tipo que son causa de exclusión.

Idiotas e imbéciles, excluidos

Llama la atención la terminología usada en el capítulo “Estado mental” del reconocimiento médico en el que se especifica como motivos de expulsión del proceso el alcoholismo u otras toxicomanías, las neurosis, las psicosis o psicopatías, pero también se alude a términos médicos en desuso como “Idiocia. Imbecilidad. Debilidad o alineación mental”. Dos términos “clásicos, actualmente en desuso”, según la web de la Universidad de Navarra. Así, imbecilidad sería una “forma grave de retraso mental, situada entre la debilidad mental y la idiotez” que corresponde a un cociente intelectual entre 40 y 50; o la idiocia con cocientes inferiores a 25, una “deficiencia mental severa o profunda”. Términos en todo caso desterrados como “subnormal” u “oligofrénico”, destacan otras fuentes.

Autocontrol y fluidez verbal

Si ha pasado todos los filtros anteriores, tiene más de 16 años, todos los carnets de conducir necesarios, está medianamente sano y no es imbécil ni tiene malformaciones desagradables (otro de los motivos de exclusión) le toca enfrentarse a las pruebas intelectuales. No tema. A primera vista no parece Cifras y Letras. Basta con un nivel de “inteligencia general”, “razonamiento lógico, comprensión y fluidez verbal, aptitud numérica, aptitud verbal, aptitud espacial y aptitud mecánica, memoria y atención”. En resumen, tener los cinco sentidos bajo control y haber aprovechado mínimamente la educación recibida.

Cuestiones palpables, cuantificables, hasta ahora, pero, las cuestiones emocionales no están en su mano, querido lector, y no hay entrenamiento posible: se tiene o no se tiene. El test psicotécnico valorará factores de madurez, estabilidad emocional, responsabilidad, autocontrol, capacidad de decisión/acción/iniciativa, motivación personal y social, sociabilidad, flexibilidad, así como capacidad de trabajo en equipo.

Policías al volante

La prueba práctica será ‘on the road’ y el aspirante deberá demostrar que tiene “perfecto conocimiento del medio en el que va a desarrollar su trabajo”: Ceuta . “A cada aspirante se le facilitará un vehículo, y acompañado por varios miembros del Tribunal, se trasladará a uno o varios sitios o lugares de la Ciudad, que previamente les serán indicados”.

Y del volante a la hora de la verdad: el examen teórico, la prueba de conocimiento, que consistirá en desarrollar por escrito, con un tiempo máximo de cuatro horas y treinta minutos, tres temas elegidos al azar, uno de cada uno de los tres grupos de temas que figuran en el Anexo III. Y no acaba ahí. Cada aspirante deberá defender a viva voz lo escrito en el examen: “La lectura del ejercicio será pública y deberá ser realizada por los aspirantes. Si no comparecen se entenderán decaídos en sus derechos, salvo fuerza mayor, que será libremente estimada por el Tribunal.

Policías en forma

Si ha pasado todas las pruebas es el momento de medirse en la pista, aunque tampoco se esperen un Iron Man. Las distancias son cortas y los tiempos mínimos son, parece, accesibles para quien esté medianamente en forma con notas de corte levemente más permisivas que las de la Policía Nacional y con pruebas físicas casi idénticas.

En la piscina, los aspirantes a vestir el uniforme de la Policía Local de Ceuta deberán nadar 50 metros en una piscina de 25 metros en menos de 45 segundos en el caso de ellos, y en menos de un minuto (55 segundos) en categoría femenina. Un tiempo mínimo respetable, el doble del récord de España de la distancia.

Los futuros policías, o no, deberán sortear una prueba de obstáculos, una serie de carreras cortas de seis metros en ocho tandas; lanzar el balón medicinal (ese objeto presuntamente gimnástico que sólo aparece en tu vida durante la edad escolar o si se es opositor, para luego caer en el olvido) más allá de los siete metros y medio; y correr 50 metros en 7,20 segundos centésimas en el caso de ellos (poco menos de lo que Usain Bolt tarda en recorrer el doble) y 8,28 ellas.

 

Por último, se deberá afrontar una prueba de resistencia física en media distancia. 1.500 metros en 5 minutos 20 segundos como máximo para ellos y 1.000 metros en 4 minutos en el caso de la categoría femenina.

Y ya saben, “el juez ordenará: “Listo”… y a la señal acústica, desplazarse a la máxima velocidad posible hasta completar el recorrido, que finalizará cuando el aspirante supere con el pecho la línea de meta”.

Si aún tienen dudas sobre si le sentará bien el uniforme, recuerden que tienen 20 días para presentar su solicitud debidamente cumplimentada. Y para cualquier duda, consulte las bases originales y no se fíen de lo que lean en prensa. Aunque sea más aburrido, siempre es mejor acudir a la fuente original: BOCCE:

Fe de erratas:

Los tiempos mínimos en la prueba de natación son de 46 segundos para la categoría masculina y de 55 segundos en el caso de las mujeres, y no "medio minuto más" como constaba en un principio.