DESDE EL 22 DE ABRIL

El Gobierno cruza los dedos para que se desconvoque la huelga de limpieza, pero “no puede hacer más”

El Gobierno cruza los dedos para que se desconvoque la huelga de limpieza, pero “no puede hacer más”
Una operaria de Trace baldea una acera
Una operaria de Trace baldea una acera  

Una vez más la Ciudad se enfrenta “expectante” ante la enésima amenaza de huelga de limpieza pública viaria desde el 22 de abril por un nuevo desacuerdo en la negociación del convenio colectivo del sector.

El portavoz del Gobierno, Jacob Hachuel, entiende que la Ciudad solo puede estar “expectante” a la espera de que los actores implicados, la patronal y el comité de empresa, resuelvan sus diferencias y mediar en lo posible, haciendo de “poli bueno”.

Las negociaciones, según la versión de los trabajadores, están rotas desde finales de marzo ya que la patronal del sector se niega a dar las concesiones “básicas y sin mucho coste” que reclama el comité de empresa para el nuevo convenio. En aquel entonces, anunciaron que convocaban la huelga a un mes vista, dejando pasar la Semana Santa, esperando que “fermentara” su amenaza. Pero sigue sin “fermentar”.

El pasado tres de abril, con las negociaciones en vía muerta, el comité de empresa del sector aprobaron por unanimidad el comienzo de la convocatoria de huelga indefinida el día 22 de Abril a las 00.00 horas. “Viendo que no hay ningún interés por parte de nadie en sentarse a negociar y nadie se ha puesto en contacto con nosotros  desde la última reunión, la decisión está tomada”, zanjaban.

Dos semanas después, el Gobierno sigue expectante” pero nada más, ante una nueva amenaza de huelga de la limpieza. Tantas que se ha perdido la cuenta.