"SE ESTÁ SIMPLIFICANDO"

La Ciudad se lava las manos porque “no sabe si los bancos no aceptan determinados billetes o a determinados empresarios”

La Ciudad se lava las manos porque “no sabe si los bancos no aceptan determinados billetes o a determinados empresarios”
Jacob Hachuel, en su comparecencia semanal
Jacob Hachuel, en su comparecencia semanal  

El Gobierno ni puede ni quiere mediar y se lava las manos ante las quejas de empresarios ceutíes ante el exceso de celo de las entidades bancarias en Ceuta que no aceptan billetes grandes (100, 200 y 500 euros) como medida preventivas ante el blanqueo de capitales. Una situación que el Gobierno no tiene clara y, reconoce que “no sabe si los bancos no aceptan determinados billetes o a determinados empresarios”.

El Gobierno no ve del todo clara la situación y prefiere quitarse de en medio: “No tenemos claro que sean determinadas entidades que no acepta determinados billetes o se nos los aceptan a determinados empresarios, eso no ha quedado suficientemente claro”, explicaba el portavoz del Ejecutivo, Jacob Hachuel, que recuerda que el Banco de España ya se ha manifestado y rechaza “simplificar” el problema: “Decir que solo se aplica en Ceuta y Melilla es simplificar demasiado, no son todos los bancos de Ceuta y Melilla y ni siquiera son determinados bancos y para todo el mundo, parece ser que solo para algunos y la política bancaria no podeos entrar ni salir, son entidades privadas y pueden actuar como quieran, pero no es que Ceuta y Melilla esté prohibido ingresar determinados billetes, sería simplificar en un titular algo que no se corresponde con la realidad”.

En cualquier caso se trata de política empresarial en la que “poco puede decir el Gobierno”, insistía el portavoz Jacob Hachuel. “No somos ajenos a las quejas de los empresarios, pero el Gobierno no tiene mucho que decir en esto, el Banco de España ya se ha posicionado y ha recordado que son billetes de curso legal y deben ser aceptados pero no olvidemos que las entidades bancarias tienen unos reglamentos, unas políticas en las que el Gobierno desde luego no puede entrar, es una cosa que se escapa a este Gobierno”.