INFORME PREPARADO

La Ciudad reactivará en septiembre la Mesa por el Empleo

La Ciudad reactivará en septiembre la Mesa por el Empleo
Única reunión de la Mesa por el Empleo
Única reunión de la Mesa por el Empleo  

La consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani, tiene ya sobre la mesa el esperado informe sobre el mercado laboral de Ceuta que esta semana reclamaba el secretario general de UGT, Juan Carlos Pérez, recordando que la Mesa por el Empleo lleva casi un año esperándolo para reactivar su labor, paralizada tras una sola reunión.

Eso sí, de momento es solo un voluminoso borrador a la espera del definitivo pero Chandiramani confía en convocar de nuevo la Mesa por el Empleo en septiembre con el estudio del economista Joaquín Aranda sobre la mesa, según adelantó la consejera a Ceuta al Día. Kissy Chandiramani recuerda que apenas lleva cuatro meses en el cargo –tomó posesión el 28 de febrero- periodo en el que ha debido adaptarse y retomar el trabajo de su predecesora en el cargo.

El informe del economista de cabecera del Partido Popular sobre el que ha de basar su trabajo la Mesa por el Empleo es el siguiente paso, que, apunta, deberá poner en común con el presidente de la Ciudad, Juan Vivas y convocar a los agentes sociales –empresarios y sindicatos- para analizarlo.  Plazos que se antojan estrechos con el mes de agosto a la vuelta de la esquina por lo que Chandiramani calcula que septiembre se ajusta mejor a los plazos.

Un mes de plazo hace un año

El primer compromiso acordado por la Mesa por el Empleo en su primera y única reunión pasaba por “elaborar un diagnóstico de la situación de partida a la vez que se puedan ir madurando y adoptando medidas concretas”. Un diagnóstico para el que se daba un “horizonte temporal de un mes”, aseguraba el Gobierno de Ceuta en un comunicado emitido el 1 de junio del pasado año.

Un informe que se ha convertido en un estudio, encargado al economista Joaquín Aranda y que debía analizar la situación de partida “desde los puntos de vista del empleo y los yacimientos, por un lado, y de la demanda, por otro; y habrá de aportar datos concretos y específicos”. Un informe que debía poner en cifras el empleo irregular; la cuantificación del empleo ocupado por personas que no residen en la ciudad; el volumen de renta aquí generado que se traduce en consumo fuera de Ceuta y no favorece la generación de empleo local; y la configuración del paro registrado, para arrojar luz sobre la realidad del desempleo y cuáles son las condiciones de empleabilidad de los parados inscritos en las oficinas del Servicio Público de Empleo, para “cuando menos tener una aproximación certera a las posibilidades que los desempleados tendrían de acceder al mercado laboral”, explicaba el Gobierno.