DÍA DE LA IGUALDAD SALARIAL

Condenadas a cobrar menos

Condenadas a cobrar menos
Dos estudiantes universitarias sostienen un tríptico informativo del Equal Pay Day
Dos estudiantes universitarias sostienen un tríptico informativo del Equal Pay Day  

Una mujer tiene que trabajar 53días más que un hombre para ganar el mismo sueldo. Una brecha salarial mundial que en Ceuta, según cálculos de Ghetsa, la asociación de inspectores de Hacienda, alcanza el 36 por ciento. “La mujer opta a sueldos más bajos, en sectores precarios y esa temporalidad pasa factura”, denuncian desde la Asociación de Mujeres Empresarias y Profesionales

Sony Vashdev Lalwany es una profesional independiente, presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias y Profesionales (BPW en sus siglas en inglés) en Ceuta, pero no siempre fue así. Vashdev Lalwany probó suerte en el sector privado como trabajadora por cuenta ajena: “Y 15 días después de firmar el contrato me enteré de que cobraba 700 euros menos que mi compañero de oficina”.  

Hoy, Sony Vashdev Lalwany está en el aula 17 del Campus Universitario de Ceuta dando una charla a jóvenes estudiantes sobre esta injusticia a veces invisible dentro de la semana de la lucha por la Igualdad Salarial que este 22 de febrero visibiliza una brecha entre hombres y mujeres. Y no es el 22 de febrero por capricho: “La brecha salarial es la diferencia de las retribuciones que percibe un hombre respecto a una mujer y los días que ha de trabajar de más”, explica la presidenta de BPW,  “para que una mujer gane lo mismo al año que gana un hombre tiene que trabajar hasta el 22 de febrero del año siguiente, 53 días más”

Día de la Igualdad SalarialLa brecha salarial marca una diferencia entre sexos en todo el mundo. O casi. Islandia aprobó en 2017 la igualdad salarial por Ley. En España aún estamos lejos, un 30 por ciento de distancia entre los ingresos de hombres y mujeres. En Ceuta un poco peor aún, un 36 por ciento que va aumentando a medida que avanza la edad de la mujer. Ojo, ingresos anuales no e idénticas condiciones, un dato casi imposible de comprobar estadísticamente. Aun así,  ese 36 por ciento da una idea de las diferencias de oportunidades entre unos y otras.

La brecha salarial no se explica tanto por la diferencia de remuneración en los mismos puestos, sino por la fuerte segregación de las mujeres en el mercado de trabajo. Ellas trabajan en sectores peor remunerados, y evolucionan a un ritmo menor que ellos hacia categorías laborales mejor remuneradas.

No todos los trabajos son accesibles a la mujer, las carreras técnicas, los directivos, el sector bancario”, explica Sony Vashdev Lalwany, “las mujeres optan a sueldos más bajos, más contratos a tiempo parcial y en sectores precarios y esa temporalidad pasa factura, si cotizas menos cobrarás menos pensión el día de mañana”

“Habría que analizar porque son diferencias que no son fáciles de demostrar, esos complementos que igual sí tiene un compañero frente a una mujer, aunque parece que hablo como sindicalista y soy empresaria, pero esos matices son los que realmente marcan la diferencia salarial”.