CSIF denuncia que la Ciudad gastó en Colaboración Social el equivalente a 74 auxiliares en plantilla


CSIF denuncia que la Ciudad gastó en Colaboración Social el equivalente a 74 auxiliares en plantilla

- Acusa al Gobierno de finiquitar empleados públicos para suplirlos con esta modalidad de contratación

- Creen que es “una muestra más de la ausencia total de escrúpulos y empatía que este gobierno tiene con los trabajadores”

- 22 empleados que son fijos-discontinuos son sustituidos por este tipo de contratos con el Inem

El Gobierno, según cálculos de CSIF se gastó en contratos de Colaboración Social el equivalente a 74 auxiliares de plantilla. En total fueron 2 millones de euros en esta modalidad de contratación pactada con el Inem, un millón más de lo presupuestado inicialmente. “No parece tan grave hasta que se traduce a efectos prácticos de estabilidad laboral es decir, el gobierno se gastó en Colaboración Social el año 2015 casi 2 millones de euros, cuando el crédito inicial de la partida eran 1,2 millones de euros, lo que aproximadamente puede costar 74 auxiliares administrativos de plantilla anualmente por poner un ejemplo. En resumen, el gobierno prefiere dar limosna a crear empleo estable”.

Una plantilla que, apuntan desde CSIF, se ha renovado de cara al verano: “El viernes pasado la Administración proporcionó a las centrales sindicales un nuevo listado con el personal que van a contratar bajo la modalidad de Colaboración Social en el período del 24 de junio al 30 de Septiembre. Entre los mismos se encuentran 20 peones de Apoyo a la limpieza y mantenimiento de barriadas, 25 peones para apoyo a la limpieza de playas, 6 educadores, 7 TAFAD, 2 cocineros y 12 pinches de cocina y además, 6 conserjes”.

El sindicato de la función pública CSIF denuncia que el Gobierno “finquita” empleados públicos para suplirlos con contratos de Colaboración Social. “En la actualidad el ayuntamiento cuenta con 22 empleados que son fijos-discontinuos que vienen realizando las labores de conserjes de los centros educativos, explican en un comunicado, “estos trabajadores sufren un mínimo de 3 veces al año la incompetencia del gobierno ya que por Semana Santa, Semana Blanca, Verano (julio y agosto) y desde Navidad a pasados los Reyes Magos (donde no cobran), son despedidos e indemnizados viendo reducidas sus retribuciones y llegando a cobrar en algunas nóminas menos de 600 EUR como por ejemplo la justo anterior a las fiestas de Navidad con lo que eso conlleva a cualquier familia”.

Unos trabajadores que, lamentan desde CSIF, “no sólo “sufren la descoordinación e incompetencia de la política de recursos humanos en modo extremo por el simple hecho que pertenecen a la Ciudad Autónoma de Ceuta pero las ordenes diarias las reciben de personal del Ministerio de Educación, algo que en algunas casos ha provocado más de un estado de ansiedad, porque los responsables de RRHH no protegen ni cuidan a sus empleados como deberían”.

”No son pocas las quejas que tenemos diariamente sobre el trato que reciben o la desinformación que tienen y falta de coordinación y comunicación con la administración a la que pertenecen que no es otra que el Ayuntamiento de Ceuta. Los dejan en un estado de desamparo que ningún empleado público debería soportar”.

”Y ya lo que es increíble es que como parte de las funciones se les atribuya la de "abrir y/o cerrar las dependencias comunes del Centro según necesidad, supervisar el correcto estado del sistema de seguridad, efectuar pequeñas reparaciones de desperfectos o averías detectadas en las instalaciones", etc., esto ya no tiene parangón, pues atribuirle la responsabilidad de realizar estas labores pueden traer graves consecuencias tanto a los beneficiarios, como al MEC como al Ayuntamiento en el caso de que tuviese lugar cualquier incidente no deseado que perjudicase a las personas o inmuebles”, denuncian.

CSIF denuncia que la Ciudad gastó en Colaboración Social el equivalente a 74 auxiliares en plantilla