NUEVA LÍNEA DE NEGOCIO

Los estancos de Ceuta empiezan a ofrecer productos para vaporear

Los estancos de Ceuta empiezan a ofrecer productos para vaporear
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Los 64 estancos de Ceuta amplían desde este lunes su línea de negocio y productos al entrar en "una categoría nueva e incipiente en España", la de los vaporizadores: "Dispositivos de vapeo [vaporeo] que contienen líquidos de glicerina vegetal y aromas, disponibles en cápsulas de diferentes sabores, y que ofrecen a los usuarios la posibilidad de vapear, sin inhalar tabaco" cuyas consecuencias para la salud también ha cuestionado el Ministerio de Sanidad hace escasos meses.

Los estancos dicen pretender "adaptarse a nuevos hábitos sociales de consumo y adoptan estrategias que les permitan continuar ofreciendo artículos innovadores y servicios a sus clientes". En este sentido, el vaporeo se abre paso en los usos sociales cada vez con más fuerza. En este escenario, en el que la tecnología es la protagonista, surgen alternativas de consumo para hacerse un hueco entre aquellos fumadores que buscan nuevas maneras de satisfacer su demanda, reducir o dejar el hábito y adaptarse a los nuevos tiempos. 

En España, a diferencia de otros mercados más maduros, solamente vaporea un 1,2% de la población adulta, lo que significa que hay un amplio margen de crecimiento para un sector que en 2017 ya ingresó 70,5 millones de euros, un 28,2% de incremento respecto al año anterior.

El mercado está experimentando "un imparable crecimiento" aunque "se trata todavía de un negocio muy concentrado". El 71% del consumo del vaporeo se reparte entre: Estados Unidos (el 10,93% de la población total), Reino Unido (el 4% de la población total), Francia (el 2,4% de la población total) e Italia (1,6% de la población total).

En el sector del vaporeo hay dos tipos de consumidores. Por un lado, los “Quitters”, que tratan de replicar el mundo del cigarrillo, no lo ven como un entretenimiento, usan un solo dispositivo (abierto o cerrado), se quedan por lo general con uno o dos tipos de sabores (incluido el de tabaco) y tratan de reducir la ingesta de nicotina. Y por otro lado, los conocidos como “Enjoyers”, que buscan una alternativa al mundo del cigarrillo, se vinculan con la categoría, prueban muchos dispositivos (normalmente abiertos), aceptan la variedad de sabores (alejándose del de tabaco) y tienen un menor enfoque en el cese a largo plazo o la reducción de nicotina.

Regulación legal

La Ley 28/2005 de 26 de diciembre de Medidas Sanitarias Frente al Tabaquismo y Reguladora de la Venta, el Suministro, el Consumo y la Publicidad de los Productos del Tabaco establece que solamente está permitida la venta de estos dispositivos a personas mayores de edad.

La Ley autoriza a vaporear en locales de ocio, hostelería y otros establecimientos cerrados pero no en los centros de la Administración Pública, los sanitarios, los docentes y formativos, y dentro de los medios de transporte públicos urbano e interurbano, ferroviario, marítimo y aéreo.