TURISMO

Néstor García retuerce la verdad, Fomento sí ha cursado sanciones contra los hosteleros por las terrazas

Néstor García retuerce la verdad, Fomento sí ha cursado sanciones contra los hosteleros por las terrazas
Néstor García, consejero de Fomento./archivo
Néstor García, consejero de Fomento./archivo  

La hostelería sigue a verlas venir ante Fomento y ante lo difuso de lograr regularizar el funcionamiento de los negocios y de una parte a la que algunos atribuyen hasta el 80 por ciento de su facturación, las terrazas y veladores. Acabada la moratoria oficiosa, nada parece haber cambiado, al menos para el hostelero. Casos reales hablan de dos años atendiendo con celeridad cada requerimiento de la Administración para que finalmente les envíen a la casilla de salida de nuevo y les pidan un nuevo estudio acústico de la zona, sin licencia concedida. Y no sólo, lejos de lo que apuntó el consejero de Fomento, Néstor García, tras la dura denuncia pública realizada desde la Cámara de Comercio, Fomento sí está cursando sanciones contra las terrazas.

Y tal vez por la falta de limpieza no, pero sí por no tener licencia, a pesar de que desde Fomento no se dan facilidades, también en contra de lo que explicitó el consejero. Es otro caso real, el de un pequeño negocio que se enfrenta a una posible sanción de entre 1.500 y 3.000 euros por no tener la licencia de terraza, a pesar de que en su caso, también la solicitó antes incluso de abrir el negocio, hace más de dos años, y la volvió a solicitar tiempo después.

Así no es de extrañar que el sector pidiera a la Cámara de Comercio que interviniera y explicitase su malestar con la Administración. Nada de campaña personal del presidente de la Cámara, Karim Buláix, como también acusó García para defenderse de la crítica a la incompetencia de la Consejería que dirige. Temen que tras la advertencia venga la multa.

“Yo he ido cumpliendo todo lo que me han pedido, pero ellos no se mueven, al final pasa el tiempo, me dicen que ya cumplo, que para antes de que empiece el verano tengo mi licencia, y esta semana recibo una carta en la que me piden un nuevo estudio acústico. Otro. Ya lo hice hace dos años”, explica desesperado un empresario. “Los técnicos pasan de todo”, apostilla este empresario.

Es volver a la casilla de salida. Dado que en base al estudio acústico, el primero, que lo paga el empresario, se establecen una serie de medidas a acometer. No sólo, también hay que presentar planos de la terraza y otros requisitos. Inversiones, al fin y al cabo, que acaban durmiendo de aburrimiento ante el lento proceder de Fomento.

Su caso es “otra prueba de la actitud de la Consejería” –son palabras de García-, pero no “de apoyo a quien quiera iniciar un negocio”, sino de justo lo contrario, de las trabas y obstáculos y del legendario “vuelva usted mañana” con el que Larra ya ilustró la ineficiencia de la administración hace casi 200 años y que parece seguir rigiendo en Ceuta.

“Redada recaudatoria”, como dijo la Cámara o no, como defiende García, en el sector hay miedo. Tanto que todos piden por favor no aparecer. Algunos ni se fían del anonimato y simplemente declinan hablar con el medio cuando son requeridos para expresar su opinión y su punto de vista. Hay miedo a la represalia por parte de la Administración en un sector que además de punta de lanza del desarrollo turístico de la ciudad, aglutina alrededor del 10 por ciento del empleo que no se genera en la administración pública en la ciudad.

Respecto a la polémica carta que llevó en mano la Policía Local recordando las obligaciones de limpieza y los requisitos a cumplir por las terrazas, la mayoría ven bien que se vigile. Aunque lo cierto es que la mayoría ya se encargan de mantener en perfecto estado de revista su zona. Tanto así, que alguno apunta con sorna “que lo que ensucia mucho más que nosotros y nadie vigila es el botellón”. Y ahí está la hemeroteca para darle la razón. En la pasada Feria, en el Poblado Marinero cuyo aspecto al alba de la primer día de fiestas era el de un estercolero, o en pleno centro, la plaza de Ricardo Múñoz que soportó durante las Navidades varias jornadas de botellón a la puerta de los locales de ocio a los que, según el último escrito, se les podría incluso responsabilizar del desaguisado con sanciones económicas. En aquel entonces, el Gobierno de la Ciudad ya sancionó por el horario de Nochevieja a los bares, dejando de lado a quienes dejaban la plaza llena de basura.

La sensación general en el gremio, por los empresarios con los que ha podido hablar Ceutaldia.com es la de que sigue sin haber unas normas a las que ceñirse, incertidumbre, y todo sigue dependiendo del arbitrio de la administración. De ahí el miedo. “A unos les dejan atender mesas cruzando la calle y a otros no les dan la licencia para poner 4 mesas. No hay objetividad. Y en el mes de agosto están todos de vacaciones eso no se lo puede permitir una Consejería de Fomento”, apostilla uno de los empresarios consultados.

“Yo el día que abrí, tenía a la Policía Local en la puerta. La multa que me ha llegado por la terraza no sé de donde sale, al principio se quejaban los vecinos, pero hablamos con ellos y reconducimos la situación. Ahora no sé de dónde viene. No nos dan facilidades. Nos tienen acribillados. Cuando no es una cosa es otra”, resume un autónomo.