COMERCIO

El franquiciado de Día niega acuerdo amistoso y anuncia una demanda por 4,8M€

El franquiciado de Día niega acuerdo amistoso y anuncia una demanda por 4,8M€
Uno de los supermercados que tenía Día en la Ceuta./archivo
Uno de los supermercados que tenía Día en la Ceuta./archivo  

Lejos del acuerdo que vendió Día con su franquiciado en la ciudad para anunciar que reabrirá en enero su tienda en Hadú, en el Centro Comercial el Coso, la empresa local Navariba Sl. ha salido al paso para aclarar que si bien devolvió las llaves de la tienda, al mismo tiempo, el pasado día 10 de diciembre presentó una demanda contra la citada cadena de alimentación por valor de 4,8 millones de euros.

La cifra sale de un informe pericial realizado por un despacho de abogados homologado para elaborar el mismo. “No ha habido acuerdo amistoso de ningún tipo”, insisten desde Navariba. Serán, pues, los tribunales de justicia los que dictaminen quién lleva razón si Día o su franquiciado en la ciudad.

Desde la empresa local subrayan que su posicionamiento no ha cambiado un ápice desde el momento en el que la cadena notificó la resolución de los contratos vigentes de forma unilateral y anticipada, ya que Navariba considera que dicho contrato no estaba vencido, como sí sostiene Día.

El franquiciado local va más lejos aún y achaca a la situación bursátil y financiera de Día la maniobra llevada a cabo en la ciudad. Así recuerda que su acción ha pasado de los 7.60 euros de máximo en el pasado a los 0,36 euros actuales, siendo expulsada del IBEX 35 y pasando a contar con un valor en bolsa de sólo 220 millones de euros mientras su deduda reconocida asciende a más de 1.600 millones. Una deuda que Navariba considera que es muy superior, “ya que hay deuda encubierta a través de franquiciados a los que obligan a solicitar préstamos para que figura a su nombre y así no sea detectado por el Banco de España. Agencias calificadoras de mucho prestigio han rebajado el rating de esta sociedad, calificándolo de basura”, apuntan desde el franquiciado.

En la empresa ceutí esperan que alguien tome las riendas de la cadena para poder salvar de la quiebra a pequeñas empresas como la franquiciada local y salvar los miles de empleo que la cadena mantiene en todo el país.