371€ POR PERSONA

El Gobierno gasta 31,6 millones en limpieza y tratamiento de residuos, más de uno de cada 10€ del presupuesto

El Gobierno gasta 31,6 millones en limpieza y tratamiento de residuos, más de uno de cada 10€ del presupuesto
Una operaria de Trace baldea una acera./archivo
Una operaria de Trace baldea una acera./archivo  

Si la ciudad está limpia o sucia es una cuestión susceptible de ser debatida, aunque el propio Gobierno ya reconoció la pasada legislatura que más bien era lo segundo que lo primero. Lo que no ofrece controversia alguna es el dato de lo que gastamos los ceutíes en, al menos, intentar que los apenas 20 kilómetros cuadrados luzcan tan limpios como querríamos. Según se desgrana del Presupuesto presentado el pasado viernes por el Gobierno a los fines de limpiar calles y edificios públicos, recoger basuras, residuos y tratarlos, destinará el Ejecutivo de la Ciudad Autónoma de Ceuta 31,6 millones de euros; más exactamente 31.618.997,50 euros. En realidad algo o bastante más.

Pero esa cantidad que supone más del 10 por ciento del presupuesto, esto es, que uno de cada 10 euros que gastamos los ceutíes de las arcas municipales se destinan a servicios de limpieza o residuos, es la que es relativamente fácil de rastrear en las diferentes partidas que ha hecho públicas en su documento presupuestario el Ejecutivo.

tabla limpieza2020Aún así y a pesar de las partidas y conceptos incluidos en el cuadro, el coste en limpieza para las arcas públicas es superior. No hemos incluido en esa recopilación de gastos los 373.208 euros que destina la Consejería de Sanidad a la Planta de eliminación de los Materiales Específicos de Riesgo (MER), los residuos cárnicos del matadero. No aparece cuantificado, por ejemplo, en el presupuesto, cuánto cuesta la limpieza de los polígonos del Tarajal que lleva a cabo Obimace. Una limpieza que originariamente estaba en los contratos de la limpieza viaria y que se descolgó por el sobrecoste que ya en tiempos de Urbaser, la contrata alegaba que le suponía. Tampoco se cuantifican los trabajos que la propia Obimace ha venido prestando en materia de limpieza viaria con denuncias por intrusismo de la plantilla de Trace. No figura tampoco partida alguna para que Tragsa complemente a Trace este 2020, como sucedió años atrás. Y no se recoge tampoco los 140.000 euros que se pagaba por contrato público a EcoCeuta por la recogida de cartón y vidrio y que recientemente la Justicia anuló. Y si se quiere se puede incluso sumar una partida más, la limpieza en el Puerto, que realiza otra UTE y que ronda los 1,2 millones de euros al año. Tampoco aparece cuantificado el coste de otras labores de limpieza que acaban realizando brigadas de los Planes de Empleo o la propia Obimace, ni contratos para la limpieza de espacios naturales como los acantilados del Sarchal o las algas en las playas. Trabajos que de computarse seguramente elevarían ese gasto a cerca de los 35 millones de euros.

¿Mucho o poco?¿Caro o barato?

Si es mucho o es poco, es como lo sucio o limpio que uno quiera ver el patio, es cuestión controvertible. Pero determinadas comparaciones pueden abrumar a la vez que arrojan luz sobre la controversia. Por ejemplo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) publica cada año un estudio de satisfacción con la limpieza de las ciudades en el que incluye a muchas capitales de provincia y ahí desgrana el gasto por habitante en limpieza de cada una de ellas. De las estudiadas este 2019, Barcelona es la que más gasta con 106 euros en limpieza por habitante. Si se toman todas las partidas incluidas en el cuadro que acompaña esta información y esa cifra de 31,6 millones y se divide entre los 85.144 residentes que censó en Ceuta el Instituto Nacional de Estadística al cierre de 2018, la cifra que arroja es de 371,35 euros por ceutí. Si sólo se toma como gasto en limpieza el que supone el contrato con Trace de 17,6 millones, el gasto anual por ceutí en limpieza es de 207,24 euros, casi el doble que Barcelona, que es la más cara de las ciudades estudiadas por la OCU.

Más datos para comparar, una información de Diario Sur sobre el presupuesto de la ciudad de Málaga para 2016 cifró en 180 euros el gasto anual por malagueño en limpieza. Otra información en este caso del ABC para su edición regional de Castilla y León cita un informe del Observatorio de Servicios Urbanos (OSUR), que situó a Valladolid como la capital que menos gastaba en bienestar comunitario con 100,14 euros por habitante, pero claro, ese concepto, el de bienestar comunitario, incluye muchas más cosas que la limpieza viaria y la recogida de basura. Engloba además el alcantarillado, el abastecimiento de agua potable, los tratamientos de residuos, los cementerios y servicios funerarios, el alumbrado público y hasta la protección al medio ambiente. En Ceuta, sólo en recogida de basura y limpieza viaria, el gasto por habitante es de más de 200 euros. Y se dispara a los 371,35 si se consideran los tratamientos de residuos y basura que se extractan de los presupuestos para llegar a la cifra de 31,6 millones de euros en 2020.

Y a pesar de eso, no cabe esperar otra que Ceuta Sin Plástico o Burbujas sigan retirando cientos de kilos de basura de nuestro litoral, por amor a la naturaleza o que los partidos políticos sigan denunciando focos de basura aquí y allá.