REGISTRO DE IMPORTADORES

El Gobierno pone el foco en las “empresas ficticias” en su lucha contra el fraude fiscal

El Gobierno pone el foco en las “empresas ficticias” en su lucha contra el fraude fiscal
Juan Vivas y Kissy Chandiramani se dirigen a la sala de prensa
Juan Vivas y Kissy Chandiramani se dirigen a la sala de prensa  

El fraude fiscal sigue siendo el principal objetivo del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Ceuta en su “empeño” por ayudar al comercio local, ahogado por el colapso de una frontera cuyos canales de mercancías están copados por esta “economía ficticia” de empresarios fraudulentos que carecen de infraestructura y empleados en consonancia con los enormes volúmenes de mercancía que importan, a los que Hacienda quiere poner coto con un "registro de importadores".

Es solo una de las seis medidas acordadas por los presidentes de Ceuta y Melilla, Juan Vivas y Juan José Imbroda,  para apoyar al comercio de las ciudades autónomas que, aunque venía cumulando buenos datos en la última década con la creación de empleo y aumento der las importaciones, está sufriendo este 2017 los efectos de una frontera colapsada, poniéndose en riesgo el empleo en un sector que da trabajo directo a más de 4.600.

Medidas que, además del fraude fiscal, incluye la enmienda del PP a los Presupuestos de la Ciudad para 2019 con inversiones para la promoción de Ceuta y equipamiento tecnológico para el control fronterizo, la reducción del gravamen en 10 puntos para todos los tipos, para abaratar los costes de almacenamiento y paliar los stocks, así como secundar todos los esfuerzos para un refuerzo de las plantillas de Policía y Guardia Civil; implementar medidas para atraer el turismo de la Península y explorar actuaciones urbanísticas para liberar espacio para el comercio atípico en el Tarajal.

Medidas, todas ya anunciadas, que ha explicado de nuevo el presidente Vivas en una larga y pormenorizada rueda de prensa en la que ha detallado sus reuniones con el Ejecutivo melillense y la mantenida este martes en Madrid con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Economía ficticia

Un paquete de cinco medidas de las que el presidente ha destacado las medidas encaminadas a poner coto a la “economía ficticia” que “nada aporta a la economía de Ceuta” Empresas bajo especial vigilancia que mueven grandes volúmenes de importaciones que no se corresponden con la estructura empresarial de negocios que a menudo carecen de empleados y de instalaciones. Naves, explicaba Vivas, que albergan a “cuatro cinco sociedades distintas” y en las que no hay registros, ni facturas, ni albaranes, pero que “copan” la mercancía que cruza la frontera por Tarajal II, quitando espacio a “las empresas sanas”.

Hacienda puede hacer más

Objetivos y preocupaciones que comparte el ministro Montoro, aseguró el presidente Vivas, que ha comprometido la colaboración del Ministerio de Hacienda y la Agencia Tributaria en este empeño. Vivas quiso subrayar el gran trabajo y profesionalidad de los trabajadores de la Agencia Tributaria en Ceuta y del Organismo Autónomo de Servicios Tributarios, “entregados a la causa”, pero admitió que  “podemos hacer más” y prometió ponerse “manos a la obra”.

Registro de importadores

El primer paso para poner coto a esa “economía ficticia” será, además de reforzar la colaboración con la Agencia Tributaria, la creación de un “registro de importadores” para beneficiar y dar facilidades en la tramitación a los empresarios que cumplen a rajatabla con sus obligaciones fiscales e identificar y controlar al resto de empresarios “ficticios”. Una labor que ya está en marcha pero de la que prefirió no dar pistas, alegó el presidente.

Por otro lado, también con el objetivo de regular y controlar el comercio atípico, se van a modificar las ordenanzas en seguridad vial, comercio, transporte y almacenamiento. “A ver si somos capaces de evitar que aquí se traigan mercancías que no se sabe a dónde van  y o que se traigan mercancías  que van a establecimientos que no tienen licencia, o que se traigan mercancías para ser descargadas en la vía pública”, explicaba Vivas, asumiendo la parte de culpa de la Administración que dirige: “Esto no puede ser y este es un fallo de nuestra administración”.