El Gobierno ultima el pliego para explotar el Tryp dispuesto a seguir perdiendo dinero


El Gobierno ultima el pliego para explotar el Tryp dispuesto a seguir perdiendo dinero

- Ni la cadena ni Procesa creen necesaria una “inversión importante” en reformar el establecimiento, pero el Gobierno asumirá el cambio del sistema energético y del aire acondicionado 

- El Gobierno cree en la rentabilidad de mantener 120 habitaciones y más de 40 empleos, más que en el rendimiento económico que se le podría sacar al inmueble

- El Hotel facturó en el último ejercicio 2,5 millones de euros sólo en concepto de hospedaje

El Gobierno de la Ciudad ultima el pliego de condiciones para licitar la gestión del hotel propiedad de la sociedad municipal Puerta de África y que hasta ahora viene explotando la cadena Meliá a través de su marca Tryp. Según ha reconocido el director gerente de Procesa, José Diestro, la administración prevé publicar en un mes las bases del concurso para fallar el mismo aproximadamente en abril, un mes antes de que expire el contrato en vigor con Meliá, en mayo. Y no se prevén grandes cambios, al menos en lo económico, Diestro reconoce que lo lógico sería al menos recuperar las inversiones en mejorar el edificio: “Se debería recuperar, pero se acaba haciendo a fondo perdido”, ha admitido el propio Diestro. El Gobierno prepara además nuevos trabajos de reforma a fondo perdido.

Meliá ha explotado el hotel durante los últimos 20 años. Cuando hay pérdidas, como en 2011 y 2012, las mismas acaban siendo asumidas por la sociedad municipal, y Meliá ni tan siquiera asume las inversiones en mejoras a pesar de que en los últimos años el hotel ha sido rentable, como también reconoce el propio Diestro.

Para la Ciudad parece más importante el mantenimiento de 120 habitaciones dentro de la oferta hotelera local y más de 40 empleos que buscar la rentabilidad económica, tal y como ha explicado el propio Diestro. “Meliá gana dinero porque cobra unos porcentajes sobre lo que se vende, pero en su cuenta de explotación lo de Ceuta debe de ser algo simbólico”, ha explicado Diestro dando a entender que difícilmente se puede apretar más al que venga.

Simbólico o no, el pasado ejercicio la facturación sólo en concepto de hospedaje llegó a los 2,5 millones de euros, lejos aún de los cerca de 3 millones que se facturó por el mismo concepto en los años anteriores a la explosión de la burbuja inmobiliaria y la extensión de la crisis. Pero aún así, una cantidad considerable que sí dejó beneficios.

Así las cosas, el Gobierno por el momento no prevé grandes cambios en el nuevo pliego, como el cobro de un alquiler acorde al precio de mercado por un edificio que está ubicado en pleno centro de la ciudad, donde los alquileres por un local comercial no bajan de los 20 euros por metro cuadrado al mes, entre 1.500 y 3.000 euros para un local tipo estándar con vistas a la calle de unos 80 a 150 metros.

“Obviamente lo más rentable desde el punto de vista económico sería vender el edificio y lograr un ingreso de 2 ó 3 millones de euros, pero nos parece que hay otro tipo de rentabilidad en mantener abierto un hotel, que la ciudad necesita y genera más de 40 puestos de trabajo directos”, ha explicado Diestro.

Y en esa apuesta por mantener 120 plazas hoteleras en una ciudad que cuelga el lleno en sus alojamientos cuando por ejemplo Marruecos goza de puentes festivos o lo roza en agosto y julio, el Gobierno de la Ciudad cree que el esfuerzo de las arcas públicas es necesario. Ninguno de los grandes operadores del mercado turístico ha aceptado las facilidades dadas en los últimos años desde el Gobierno local para desembarcar en Ceuta mejorando y ampliando la oferta hotelera, como confirma Diestro, quien ha seguido en los últimos meses con la labor desarrollada por Guillermo Martínez años atrás.

Nuevo gasto en reformas

Así las cosas, el Ejecutivo se reunió por medio del consejero de Juventud, Deportes, Turismo y Fiestas, Fernando Ramos y el propio director gerente de Procesa con el director del hotel Tryp y un responsable nacional de la cadena Meliá, para preparar una nueva reforma del hotel.

Un nuevo gasto en adecentar la instalación que se sumará a la reforma cuasi integral llevada a cabo hace ahora 10 años. La reunión sirvió para analizar la situación en la que se encuentra el inmueble y las carencias que presenta, según ha explicado Diestro.

“El edificio quieras que no tiene ya más de 20 años y hay cosas que hay que mejorar”, ha reconocido Diestro. Si bien, ni la cadena hotelera ni la propia Administración local creen que necesite una inversión “importante”. “No vamos a hacer un gasto muy grande”, ha reconocido Diestro.

En énfasis está puesto en la renovación del sistema de aire acondicionado que se ha quedado obsoleto y en inviernos calurosos como este ha mostrado sus carencias. Y también lo que tiene que ver con el sistema energético, en busca de una mayor eficiencia, mejoras en la iluminación, refuerzo en la insonorización de la última planta en la que se celebran eventos que en ocasiones han acabado por molestar a los huéspedes y alguna que otra mano de pintura en la zona de madera de la piscina.

Nada que requiera desarmar el hotel de arriba abajo como sí se hizo hace ahora justo diez años cuando se renovó por completo la carpintería del hotel y se cambiaron las habitaciones y toda la decoración.

Esas mejoras saldrán de las arcas municipales, si bien, Diestro aspira a que a través del pliego se logre comprometer a la empresa que gane el concurso a asumir parte de los gastos de mejora, en ningún caso lo más caro, “lo que tenga que ver con el aspecto exterior, la decoración, cambiar las moquetas que están algo deterioradas y cosas de ese estilo. Que la marca que sea que lo vaya a gestionar adapte la decoración a su imagen”. Nada más allá de eso.

La inversión en mejoras se realizará una vez se resuelva el concurso y se pueda coordinar la reforma con la empresa que vaya a gestionar el espacio para que sea la Dirección del hotel la que marque los tiempos de los trabajos y se minimicen las perturbaciones que puedan conllevar en la actividad del hotel.

Aunque no hay un presupuesto cerrado para los trabajos a acometer y Diestro insiste en que ni la Administración está por hacer un gasto que sea “importante” ni Meliá ha pedido demasiadas mejoras en el inmueble, desde Procesa no cierran la puerta a una reforma más a fondo. “Por poder puedes gastar desde 100.000 euros a 2 millones, pero no es esta la intención. Lo que se haga al final también dependerá de la decisión política que se tome de hasta dónde se quiere llegar con la reforma”, ha matizado Diestro. Aunque insiste en su opinión tras reunirse con Meliá: “No va a ser un gasto muy grande. No es necesaria una gran transformación del hotel”.

Las mejoras se ven como algo normal desde la Administración para hacer atractiva la gestión del hotel a las posibles empresas que quieran concursar por la misma.

De hecho Diestro ha reconocido que desde la Ciudad han mantenido reuniones con importantes grupos hoteleros en los últimos meses y ninguno ha mostrado un interés renovado por invertir en la ciudad en la apertura de un nuevo establecimiento hotelero, algo que conllevaría desembolsar unos 8 millones de euros.

El concurso estará abierto a cualquier empresa, pero contempla necesariamente garantizar precisamente esos empleos que dependen de la sociedad Puerta de África. “Ahí los trabajadores pueden estar tranquilos”, ha enfatizado Diestro. Aunque si bien, el concurso que ganó Meliá y por el que gestiona el establecimiento cerraba la puerta a cualquier inversor o empresario que no tuviera el respaldo detrás de un grupo hotelero, circunscribiendo así el concurso a grandes grupos hoteleros, que supuestamente aportarían además de experiencia una red de venta global, aunque después esto no se haya traducido hasta la fecha en un aporte extra de turistas o en la venta de paquetes que engloben Ceuta en los circuitos para extranjeros que recalan en la Costa del Sol durante estancias largas.