PIDEN INFORMACIÓN SOBRE PLAZOS

Hosteleros de Gran Vía y Jáudenes reclaman estar libres de tasas durante las obras

Hosteleros de Gran Vía y Jáudenes reclaman estar libres de tasas durante las obras
Hosteleros de Gran Vía
Hosteleros de Gran Vía  

¿Cuánto va a durar la obra? ¿Qué lapso de tiempo de esos 14 meses de zanjas y trabajos previstos afectará a su negocio? Y, sobre todo, ¿tienen que seguir pagando una tasa por terraza cuando no va estar utilizable durante varios meses? Son algunas de las dudas con las que los hosteleros de Gran Vía y Jáudenes que, con la mediación de la Cámara de Comercio, se han reunido con el arquitecto y director del proyecto, Ángel Moreno y técnicos de Fomento.

Los plazos y de qué modo afectarán a sus negocios, es la principal preocupación de Nordin Bulaich, hostelero, que pide al Gobierno de la Ciudad que aclare los tiempos de la obra y cómo y cuándo les afectará, “para estar preparados”. El alquiler de los locales, las tasas, los impuestos, los salarios… Son muchos los factores que deben tener en cuenta si su terraza va a estar rodeada de obreros, zanjas y taladros. “Nos han dicho que la obra ha empezado ya pero no gustaría saber en qué día nos van a cortar el paso a los clientes”, pide Bulaich.

Pero nada. Ni lo técnicos de Fomento ni el propio arquitecto han dado plazos para el vallado de la obra, "ni cuándo lo ponen ni cuándo lo quitan, no saben nada", explica Bulaich al término de la reunión. La decena de hosteleros afectados realizarán un cálculo de los gastos en impuestos, alquiler y tasas que deberán soportar los 14 ó 15 meses de obra para reclamar una compensación por los daños y perjuicios. "El 90 por ciento de los empresarios son inquilinos y tiene que afrontar gastos de entre 4.000 y 5.000 euros mensuales y mientras duren los trabajos no van a ingresar nada", alerta Nordin Bulaich.

“A la Gran Vía no va a ir nadie a escuchar ruido y tragar polvo, lamenta Pedro Grimaldi, hostelero con negocio en la Gran Vía, recordando que pagan por la terraza y los correspondientes impuestos de un negocio que va a estar parcialmente inutilizado. “Vamos a pagar una cosa que no tenemos”, resume, “es lógico, cómo voy a pagar la terraza y los mismos trimestrales sin tenerla usada, necesitamos una solución”.