384.000€

El hotel público afrontará reformas de más de un millón a pesar del pago a Meliá y de no cobrar a sus morosos

El hotel público afrontará reformas de más de un millón a pesar del pago a Meliá y de no cobrar a sus morosos
Habitación piloto de cómo quedará el hotel tras la sustitución de la moqueta por tarima flotante.
Habitación piloto de cómo quedará el hotel tras la sustitución de la moqueta por tarima flotante.  

La Justicia ha dado la razón a Meliá en la desavenencia con la Ciudad tras su salida de la gestión del hotel municipal, reconociéndole una deuda a su favor de 384.000 euros mientras desecha la reclamación de la Ciudad a la que Meliá no tendrá que pagar ni un céntimo


El Hotel Puerta de África, el público y municipal, no piensa en levantar el pie del acelerador en lo que a ejecución de gasto en reformas y mejoras se refiere a pesar de la bofetada que le ha propinado el grupo Meliá en los juzgados y de ser incapaz de cobrar todas las deudas de clientes morosos que le legó la hotelera al salir de la gestión. Así sobre la mesa hay diversos proyectos que disparan por encima del millón de euros el coste de las reformas a llevar a cabo en un hotel que hace apenas una década ya sufrió un gran lavado de cara y que en estos días se prepara para dejar salir a fondo perdido de las arcas públicas cerca de 400.000 euros en una indemnización a Meliá para liquidar el contrato por el que el grupo hotelero administró el negocio durante años, sumando ejercicio tras ejercicio costes por pérdidas a las arcas municipales.

En total, la sociedad pública tendrá que abonar a Meliá 384.000 euros aproximadamente tras negarle la razón la Justicia en su recurso contra el laudo arbitral que dictaminó a favor de la hotelera privada la disputa por la liquidación de la gestión. Si bien, el tortazo podría haber sido mayor, ya que finalmente la Justicia ha admitido parte de las alegaciones del hotel público aminorando la factura de liquidación hasta casi la mitad.

Meliá reclamaba algo más de 700.000 euros a las arcas públicas en diversos conceptos más las costas, y a su vez, la sociedad pública hotelera reclamó algo más de un millón a la parte privada por un mantenimiento insuficiente de las instalaciones y deudas de clientes. Errores de forma o reclamaciones fuera de plazo, según la explicación ofrecida por el gerente de la sociedad, Alberto Solano, hicieron que la reclamación de la sociedad pública cayera en saco roto mientras que la de la parte privada hacia las arcas públicas prosperó hasta lograr obtener la razón judicial por valor de 384.000 euros, repartidos en 223.000 euros a pagar directamente a Meliá, otros 122.000 a la sociedad del mismo grupo Prodigio, encargada del sistema de reservas, y otros 29.000 euros en costas.

El proceso de liquidación supuso un embargo para la sociedad pública que provocó meses atrás que la Ciudad Autónoma tuviera que inyectar más dinero público a la sociedad, 70.000 euros, para permitir el pago a los trabajadores, toda vez que la Justicia embargó las cuentas por un valor de unos 450.000 euros para prever el más que probable pago a la hotelera privada. De esa cantidad ahora retornarán a las arcas pública apenas 66.000 euros, que no darían ni para devolver el dinero inyectado desde la caja común de la Ciudad Autónoma.

El daño a la tesorería de la sociedad municipal es real. Tanto que el propio gerente reconoce que el plan de inversiones previsto tendrá que hacerse más despacio de lo previsto. Pero ni con esa situación, a la que se sumaría la incapacidad para cobrar toda la deuda a morosos legada de la gestión de Meliá, ni se plantea renunciar, o al menos aplazar, a realizar mejoras en el inmueble público por valor de más de un millón de euros. Y eso a pesar de que el hotel ya vivió un proceso de reforma profunda hace una década.

En concreto el hotel público está realizando ya pequeñas mejoras estéticas en el exterior. Se pinta la cúpula del hotel para ponerla a juego con la de la catedral, juego de luces incluido y se prepara una licitación por más de 30.000 euros para cambiar la moqueta de las habitaciones por tarima flotante. Se destinan otros 10.000 euros para reformar la suit principal y dotarla de jacuzzi y se prevén otros 10.000 euros más en cambiar la alfombra que cubre los pasillos de la zona de habitaciones.

Pero el gasto más importante llegará con una reforma integral de los sistemas de suministros energéticos: aire acondicionado, calderas y agua caliente, con instalación de placas solares incluida, y la red eléctrica junto con la iluminación. De momento se ha adjudicado el estudio para el diseño del proyecto de la reforma, pero se estima que la obra en sí rondará el millón doscientos mil euros.