TAE AL 27,9%

Un juez de Ceuta declara nulo por usura el contrato de una tarjeta de crédito del Banco Santander

Un juez de Ceuta declara nulo por usura el contrato de una tarjeta de crédito del Banco Santander
Imagen de recurso de los Juzgados de Ceuta
Imagen de recurso de los Juzgados de Ceuta  

Usura. Esta es la principal argumentación que un juez de Ceuta ha esgrimido para dictar una sentencia contra Santander Consumer Finance en un caso de tarjeta revolving Mastercard que había denunciado un vecino de la localidad a través de la web especlizada www.reclamapormi.com.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº5 de Ceuta declaraba la nulidad del contrato de una tarjeta revolving Mastercard de Santander Consumer Finance formalizada en 2012 por intereses usurarios. La TAE de la tarjeta ascendía al 27,91% en este caso, mientras el tipo de interés medio de los préstamos al consumo en ese momento se situaba en torno al 7%. Santander Consumer Finance ha sido condenada a devolver todos los importes abonados por el cliente que no supongan la cantidad financiada y, como resultado, la parte demandada se verá obligada a anular el contrato y a devolver al cliente un importe cercano a 3.000 euros.

El cliente de la tarjeta revolving, F.A, con residencia en Ceuta, decidió solicitar esta línea de crédito para hacer frente a los cuantiosos gastos que el tratamiento de su hijo, menor de edad con una enfermedad neurológica.

Esta situación familiar le suponía tener que desplazarse continuamente a la península, donde tratan la enfermedad tanto de su hijo como de su mujer, que también sufre una enfermedad crónica, e hizo que F.A. recurriera a la tarjeta revolving Mastercard de Santander Customer Finance.

“Era un gasto muy grande: barco de Ceuta a Algeciras, hoteles, comidas, autopistas, gasolina… Y el mayor error que cometimos para intentar afrontarlo fue acudir a esta forma de créditos rápidos, fáciles… Esa opción fue nuestra condena”, explica F.A.

Llamadas constantes y una deuda que no paraba de crecer hizo que F.A. decidiese denunciar a Santande Consumer Finance a través de Reclama Por Mi que ha logrado la nulidad del contrato y la devolución de lo pagado de más.

“Literalmente hubo un momento en el que la única situación posible era vender mi casa. Tenía que seguir pagando el tratamiento de mi hijo que ahora mismo es lo más importante para mi mujer y para mí. Estas prácticas son un claro abuso. Al final te encuentras con que tienes que pagar 3 veces la cantidad prestada para amortizar el préstamo por completo, recibes más de 5 llamadas al día reclamando las cantidades que no se ajustan a las condiciones pactadas con la financiera, te acosan… y no sabes cómo salir de una espiral cada vez más angustiante. Ha sido una pesadilla, no le deseo esto a nadie”, explica F.A.

Según Reclama Por Mí, este no es un caso aislado. Existen decenas de miles de personas afectadas y aseguran que el 50% de los casos que defienden ya en los tribunales “no solo aplican intereses notablemente superiores al normal del dinero, sino que son manifiestamente desproporcionados con las circunstancias del caso”. “Cuando empezaron a recibir las historias de los afectados supieron que no habría vuelta atrás: las tarjetas revolving se habían convertido en una trampa”.

Esta situación familiar le suponía tener que desplazarse continuamente a la península, donde tratan la enfermedad tanto de su hijo como de su mujer, que también sufre una enfermedad crónica, e hizo que F.A. recurriera a la tarjeta revolving Mastercard de Santander Customer Finance.

“Era un gasto muy grande: barco de Ceuta a Algeciras, hoteles, comidas, autopistas, gasolina… Y el mayor error que cometimos para intentar afrontarlo fue acudir a esta forma de créditos rápidos, fáciles… Esa opción fue nuestra condena”, explica F.A.

Llamadas constantes y una deuda que no paraba de crecer hizo que F.A. decidiese denunciar a Santande Consumer Finance a través de Reclama Por Mi que ha logrado la nulidad del contrato y la devolución de lo pagado de más.

“Literalmente hubo un momento en el que la única situación posible era vender mi casa. Tenía que seguir pagando el tratamiento de mi hijo que ahora mismo es lo más importante para mi mujer y para mí. Estas prácticas son un claro abuso. Al final te encuentras con que tienes que pagar 3 veces la cantidad prestada para amortizar el préstamo por completo, recibes más de 5 llamadas al día reclamando las cantidades que no se ajustan a las condiciones pactadas con la financiera, te acosan… y no sabes cómo salir de una espiral cada vez más angustiante. Ha sido una pesadilla, no le deseo esto a nadie”, explica F.A.

Además afirma: “Solo espero que este relato sea de ayuda para personas que estén en mi misma situación para decirles que puede acudir a profesionales que están dispuestos a ayudar y volver a hacer vida normal”.

Desde Reclama Por Mi señalan que es necesario apuntar que este tipo de condiciones financieras de crédito están presentes en otras tarjetas y líneas de crédito revolving de entidades como Wizink, Cofidis y Carrefour y que, entidades financieras más conocidas por prestar servicios financieros tradicionales como BBVA, Bankinter, Santander, EVO y Caixabank también se han unido a la comercialización de tarjetas revolving donde el tipo de interés es superior al 20%, un porcentaje que muchas audiencias provinciales señalan que ya es usura.