HORARIOS

Los sindicatos proponen que los comercios locales solo puedan abrir 25 domingos y ningún festivo al año

Los sindicatos proponen que los comercios locales solo puedan abrir 25 domingos y ningún festivo al año
Solo Ceuta y Madrid permiten abrir todos los días del año.
Solo Ceuta y Madrid permiten abrir todos los días del año.  

CCOO y UGT han pedido una cita a la Confederación de Empresarios de Ceuta (CECE) para consensuar una propuesta de moderación de la actual libertad absoluta de apertura de comercios en la ciudad. La idea de los sindicatos es que puedan abrir sus puertas 25 domingos y festivos al año: todos los domingos de junio, julio, agosto y diciembre y el primero del resto de los meses excepto enero.

Para las centrales de clase, la prolongada crisis que sufre el comercio local, que "se ha ido reestructurando y redimensionando de manera desordenada provocando un notable debilitamiento del tejido productivo y una lamentable destrucción de empleo", no se ataja permitiendo que los comercios abran todos los días del año, algo que solo se consiente en Ceuta y Madrid.

CCOO, "consciente de la gravedad de la situación y entendiendo que la reactivación del sector es un objetivo prioritario y compartido", no se ha mostrado "excesivamente beligerante" contra esta medida más allá de "vigilar que las empresas cumplieran rigurosamente lo establecido en el Convenio Colectivo respecto al trabajo en Domingos y Festivos, y evitando que se hicieran “horas extraordinarias fraudulentas o gratuitas”.

Sin embargo, cuatro años después considera que es hora de asumir que "la apertura de 52 domingos y 14 festivos al año no ha supuesto un aumento proporcional de la demanda. No resulta rentable en términos económicos para las empresas".

Este hecho, unido a la necesidad de no “perder competitividad” respecto a los líderes del sector, ha ido obligando según el diagnóstico sindical a muchas empresas a abrir sus establecimientos aun siendo conscientes de que esta ampliación de horarios suponía incurrir en pérdidas. Así, "son muchas, demasiadas, las empresas que se ven tentadas a seguir abriendo los establecimientos pero 'reduciendo costes', lo que quiere decir que o bien se 'amplían de hecho (pero no de derecho) las jornadas de los trabajadores ya existentes', o se 'omiten' los pluses previstos en Convenio para compensar esta eventualidad".

Los sindicatos consideran que esta es una realidad que no pueden ni deben obviar y que "aunque no se pueden hacer planteamientos globales en base a actitudes individuales que incumplen leyes o Convenios pero no es menos cierto que en un sector muy atomizado, y en un contexto de “miedo a perder el empleo” las denuncias de los trabajadores son muy escasas".

"En la ciudad del paro y la precariedad no se pueden pedir comportamientos heroicos, por lo que tanto sindicatos como empresarios están obligados a tomar decisiones sin rehuir la realidad: que el modelo de apertura total no ha respondido a las expectativas creadas porque el incremento de la demanda debe venir auspiciado por otras medidas, entre ellas un cambio en la política de frontera".

A ojos de CCOO y UGT "el desorden del sector está ocasionando enormes perjuicios a numerosos trabajadores y multitud de empresas, en especial a las más modestas, por lo que parece razonable revisar este modelo de forma que, sin renunciar al objetivo de ampliar en lo posible la demanda del sector, se ajuste mejor a la realidad y se haga de una forma más equilibrada".