ASFIXIA

Marruecos, dispuesto a ahogar el porteo en Ceuta, un negocio de 500 millones de euros al año

Marruecos, dispuesto a ahogar el porteo en Ceuta, un negocio de 500 millones de euros al año
Archivo.
Archivo.  
En 2017, Ceuta, importó bienes por valor de 842 millones de euros, según cálculos de Procesa que usa el diario económico marroquí Medias24. Más de la mitad, según esos cálculos, tenían como destino el paso fronterizo rumbo a Marruecos, "decidido a secar gradualmente los circuitos de contrabando”.

Según las cifras oficiales, Ceuta solo exportó a través de canales legales a Marruecos bienes por un valor de 1.72 millones de euros en 2017 y solo 201,000 euros en 2018, aunque importó más de 800 millones de euros en bienes de importación. Los 450 millones de euros que no se quedaron en el mercado ceutí, 5.000.000.000 millones de dírhams, se colaron por Tarajal II. Comercio atípico para Ceuta, contrabando para Marruecos, que quiere acabar con este negocio y de paso asfixiar la economía de Ceuta.

Un informe de Procesa ("Corporación de Desarrollo Público de Sebta", explica el diario marroquí) señala que el 54% de las importaciones de la ciudad en 2017 se destinaron a la frontera con Marruecos, muy por encima de años anteriores como el 38% de 2009. "Esto supone que en 2017, Ceuta introdujo 452,88 millones de euros (cinco mil millones de dirhams) de productos y bienes en el mercado marroquí, incluidos a través de canales de contrabando", calculan el diario marroquí, “una cifra cercana a una estimación proporcionada a Médias24 por Nabyl Lakhdar, director general de Aduanas, quien midió el valor del contrabando de Sebta entre 6 y 8 mil millones de dirhams por año” .

Así loconfirma el jefe de Aduanas: “Este producto transmitido por canales de contrabando sofoca varios sectores económicos marroquíes. Además, algunos de los productos alimenticios presentan riesgos significativos para la salud de los consumidores”, apunta el medioeconómico citando a Nabyl Lakhdar, director general de la Administración de Aduanas, quien señala que algunos productos alimenticios vencidos u otros cuya fecha de vencimiento está llegando a su fin a menudo se comercializan a través del contrabando. Argumentos que, explica el medio marroquí, confirman que “Marruecos ahora parece decidido a secar gradualmente los circuitos de contrabando”.