SIN SOLUCIÓN

El Ministerio de Economía señala a la banca en el lío de los billetes grandes y la Cámara apunta al Banco de España

El Ministerio de Economía señala a la banca en el lío de los billetes grandes y la Cámara apunta al Banco de España
Las naves del Tarajal, quienes más complicado parecen tenerlo./archivo
Las naves del Tarajal, quienes más complicado parecen tenerlo./archivo  

El Ministerio de Economía ha confirmado a través de su gabinete de comunicación que desde ahí o desde el SEPBLAC, el Servicio Ejecutivo de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias, tampoco se ha dado alguna instrucción extraordinaria que esté detrás de la negativa de las entidades financieras en Ceuta y Melilla a aceptar billetes de 100, 200 y 500 euros en sus cajas o simplemente el efectivo de las cajas de algunos negocios. El Ministerio señala directamente al celo de los bancos, que sí están obligados por ley a “prevenir riesgos”, una expresión que es así de ambigua como suena. “La única exigencia legal es la de prevenir riesgos”, han insistido una y otra vez en lo referente a los bancos desde el Ministerio de Economía, poniendo en el tejado de la banca la decisión de no aceptar los billetes grandes en Ceuta, porque en Algeciras, sí.

Las exigencias legales, además de prevenir riesgos, están establecidas: entre otras la necesidad de identificar al cliente con un documento de identidad cuando haga un ingreso voluminoso en efectivo y de actuar de manera preventiva “si hay evidencias de ilícito”. El banco puede actuar de forma preventiva y negarse a aceptar el dinero, pero desde el Ministerio apelan al “sentido de la responsabilidad”, al tiempo que dicen “estar muy preocupados” con la situación.

Y mientras, tanto desde el Ministerio de Economía, como desde el Banco de España han despejado la pelota hacia los bancos, desde la Cámara de Comercio señalan directamente al Banco de España. “No hay nada extraordinario, lo que sí hay es una circular del Banco de España que le recordaba a los bancos sus obligaciones legales conforme a la normativa de prevención de blanqueo y desde ahí viene todo. Empezaron con grandes empresas que facturaban entre 7 y 10 millones de euros y ahora lo han ido haciendo extensivo a todo, hasta el punto de que esta semana nos han llegado quejas de pequeños comerciantes a los que les han denegado el ingreso de la caja de sus rebajas. ¿A dónde vamos a llegar!” se preguntan desde la Cámara de Comercio.

La práctica está generalizada en todas las entidades financieras y empieza a no ser discriminatoria. Ya afecta al pequeño comercio, al que mueve mercancía al otro lado de la frontera y a en general cada vez a más empresas, recuerdan desde la Cámara de Comercio.

“Hace 7 meses que pusimos el problema en conocimiento del diputado, Juan Bravo, y de nuevo, como con la frontera, ha pasado lo mismo, no se ha atajado a tiempo el problema. No se ha hecho nada. En lugar de proteger los intereses de Ceuta, nos encontramos con algo, que por no habernos movido a tiempo, se ha hecho generalizado. Sólo se nos dijo que los bancos como entidades privadas pueden hacer lo que quieran. Pero no es verdad, entonces cualquier podría abrir un banco. Es precisamente el Banco de España el que los controla y les exige una serie de garantías. Se ha dejado pasar el tiempo sin actuar y ahora el problema se ha hecho más grande. Están bloqueando la ciudad de forma arbitraria. Lo que no puede ser es que el Banco de España le dé el beneplácito a los bancos para que nos conviertan a todos en sospechosos”, braman desde la Cámara de Comercio.

La Cámara sabe también gracias a esas gestiones que la historia viene de más lejos aún, el origen está en una sentencia judicial en Melilla, en un caso de blanqueo de capitales se acabó condenando a trabajadores de una entidad financiera, BBVA, precisamente porque la Justicia entendió que habían fallado en su obligación legal de prevenir el blanqueo. Desde ahí, los bancos uno a uno han ido entrando en una espiral de protección de sus intereses y que está cortando de facto la liquidez en la tesorería de las empresas, primero las grandes y ahora ya el pequeño comercio. “Bloquean la ciudad”, han insistido desde la Cámara.

Al organismo que representa a todos los empresarios han llegado al menos dos decenas de quejas en este sentido y lo que más preocupa no es el número, sino que la tendencia va al alza y es en las últimas semanas cuando se están encontrando con mayor número de reclamaciones.

En el Ministerio de Economía se han esforzado por mostrar su preocupación y aunque no quieren especular, ni hacer hipótesis sobre si ese posible exceso de celo bancario en la prevención del blanqueo, con discriminación geográfica incluida, podría acarrearles consecuencias a las propias entidades, ni tan siquiera indicar si abrirán un expediente informativo, sí dan a entender que se toman el asunto en serio y que cuanto menos van a tratar de recabar información propia para saber qué está pasando exactamente.

En la Cámara entenderían que el rechazo a aceptar billetes de curso legal se hiciera de forma selectiva y con evidencias de posible blanqueo, pero no de forma “arbitraria” y “generalizada”, “sin indicio alguno han dejado de aceptar billetes de curso legal, incluso a clientes que pueden llevar 20 años trabajando con la entidad. Hay mucho comercio que maneja cantidades importantes en metálico, porque le pagan en metálico, clientes de aquí y turistas de Marruecos, por fortuna, a algunos les va bien”, apuntan desde la Cámara, para señalar una vez más lo desmedido de la negativa de los bancos a aceptar billetes de 100, 200 y 500 euros. Y recuerda el organismo empresarial lo complicado que es decirle a un cliente que quiere pagar con un billete de 200 que no lo aceptas, “es que eso tampoco está bien, tampoco se puede, es moneda legal”, expresan desde la incredulidad en la Cámara.

Y mientras el volumen de la queja y el número de las mismas sube, la situación sigue igual, una situación que amenaza con terminar de asfixiar la economía local por falta de liquidez en las tesorerías. Algunos recuerdan los tiempos en los que los bancos enviaban personal desde Algeciras para ayudar a contar el dinero que entraba en caja, hoy la consigna es que sea el dinero el que viaje a Algeciras si son billetes de más de 100 euros.

El Ministerio de Economía señala a la banca en el lío de los billetes grandes y la Cámara apunta al Banco de España