EXPERTOS E INFORMES

En busca de un marco estable para la singularidad económica ceutí de la que recelan los bancos

En busca de un marco estable para la singularidad económica ceutí de la que recelan los bancos
Los empresarios afectados están radicados en las naves del Tarajal y en otros puntos de la ciudad.
Los empresarios afectados están radicados en las naves del Tarajal y en otros puntos de la ciudad.  

"En estas dos ciudades se registra un desorbitado cambio de divisas que no se corresponde ni con el tamaño ni con la actividad comercial de sus habitantes o visitantes". "Ceuta y Melilla se han convertido en una privilegiada plataforma de blanqueo de dinero". "Las oficinas de cambio y los bancos de Ceuta y de Melilla 'lo saben casi todo, intuyen la procedencia, pero se aprovechan del suculento negocio".

Son frases de un artículo de 'El País' que roza los veinte años de antigüedad. Dos décadas después, al trajín de dinero ligado al hachís se han sumado más preocupaciones y las ciudades autónomas siguen protagonizando titulares que cuestionan parte de su actividad económica, el enorme movimiento de efectivo y los riesgos de blanqueo o financiación de actividades terroristas u otras.

Algunas entidades financieras, fundamentalmente Bankia pero también el BBVA o el Banco Santander, han llevado "al extremo" las medidas preventivas, "diligencia debida", que el marco cada vez más estricto de la Unión Europea impone, para evitar verse involucradas en ningún escándalo: salvo contadas excepciones (joyerías de enorme renombre deben adjuntar las fotocopias de los pasaportes de cada pagador) han dejado de admitir billetes de cien o más euros al común del empresariado local y, un paso más, han bloquedo cuentas y expulsado a clientes por mucha antigüedad o capacidad económica que atesoren.

Las instituciones, básicamente los parlamentarios nacionales pues el Gobierno de Ceuta de momento no tiene más plan que "reuniones de Procesa con los bancos", parten de la convicción de que los bancos no van a cambiar de postura si no tienen, negro sobre blanco, una posición del Banco de España, el Tesoro y el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (SEPBLAC) que explique y 'avale' ciertas singularidades de la economía local (en las naves del Tarajal pero también en el resto de la ciudad) como esas desorbitadas, en comparación con las ratios nacionales, cantidades de efectivo que mueven negocios locales, sobre todo los que trabajan mucho con clientes marroquíes.

El diputado nacional, Juan Bravo, cree que Ceuta debe aprovechar la ocasión para despejar dudas ahora que se propone atraer empresas de juego on-line y apostar por "premiar a los buenos empresarios". La hoja de ruta trazada incluye contactos con los principales expertos nacionales en la materia, a quienes se han encargado informes capaces de desmenuzar las singularidades locales ante el SEPBLAC y el Tesoro para conseguir "un margen de laxitud sin perder el necesario control exigido".

También se ha planteado que la Agencia Tributaria o Servicios Tributarios, o ambos, elaboren algún tipo de censo de empresas con fiabilidad probada pero, igualmente, que las sociedades locales mejoren sus procedimientos de transparencia y justificación de ingresos, movimientos, etcétera.

De momento al bloqueo de cuentas y la expulsión de clientes, que no exige explicación salvo si se abre causa judicial, en cuyo caso la entidad bancaria debe probar que no actuó de forma arbitraria o caprichosa sino con sospechas fundadas, algunos empresarios han respondido con requerimientos notariales o, simplemente, cambiando de banco. Los observadores externos no confían en que eso sirva más que para ganar tiempo si no se alcanza un soporte más estable para la "compleja" casuística económica local.

Otra idea que se baraja es organizar unas jornadas en Ceuta que reúnan a los técnicos del SEPBLAC, del Banco de España y del Ministerio con los representantes institucionales locales y el tejido empresarial de la ciudad para mostrar la realidad local y explicar cómo es posible que haya sociedades movimiento millones de euros en billetes sin incurrir en ningún ilícito.