CONCENTRACIÓN

La plantilla del comedor del CETI mantiene sus protestas ante Delegación: “Estamos en una situación crítica”

La plantilla del comedor del CETI mantiene sus protestas ante Delegación: “Estamos en una situación crítica”
Trabajadores de Dulcinea Nutrición (1 de 1)
Trabajadores de Dulcinea Nutrición (1 de 1)  

Todo sigue lamentablemente igual para la plantilla de la empresa Dulcinea Nutrición, adjudicataria del servicio de comedor del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta. El último sueldo lo vieron a mediados de agosto y sospechan que no verán más, algo que veían venir después de sufrir desesperantes retrasos en sus nóminas desde mayo.

Y siguen también sin tener noticias ni de su empresa ni de la Administración del Estado y las que tienen de Delegación de Gobierno no dan esperanzas. “La Delegada nos dice que no nos preocupemos porque cobraremos de FOGASA (el Fondo de Garantía Salarial)”, explica uno de trabajadores afectados, consciente de que ese dinero no lo verán nunca pueden pasar mucho tiempo, demasiado. Aún esperan que alguien les pague el dinero que les adeuda la anterior adjudicataria del servicio de catering del CETI, Global Food.

Un problema que se repite en varios puntos de la Península, en cuarteles del Ministerio de Defensa e incluso en la cafetería de La Moncloa, donde Dulcinea Nutrición también ha dejado plantados a los trabajadores. En el caso de Ceuta, con una plantilla de 21 personas formada mayoritariamente por mujeres, la situación ella dramática, abandonados por la empresa y la administración, viendo cómo se busca dinero para mantener el servicio pero no para pagar a los trabajadores.

Una veintena de trabajadores atrapados en el problema, sin tan siquiera por ejercer el derecho a huelga, que solo serviría para cargar el peso sobre los trabajadores que asumieran los servicios mínimos y sin poder ausentarse de so de trabajo para no perder lo escasos derechos que les quedan.