DEL 6% AL 4%

El PP propone rebajar otros 2 puntos el tipo de IPSI de los autónomos, hasta 5 veces menos que el IVA

El PP propone rebajar otros 2 puntos el tipo de IPSI de los autónomos, hasta 5 veces menos que el IVA
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  
El consejero de Economía y Hacienda, Alberto Gaitán, propondrá este martes al Pleno volver a reducir (el año pasado se contrajo del 9% al 6%) el gravamen sobre las actividades profesionales, artísticas y empresariales, para dejarlo en el 4%, 17 puntos porcentuales por debajo del IVA. La medida privará a la Administración, estima Servicios Tributarios, de medio millón de euros al año y beneficiará a unos 3.400 trabajadores por cuenta propia.

Más de la mitad de los autónomos españoles (el 55%, según informes de primavera) aseguran que lo más duro de no ser asalariados es, por este orden, las cargas administrativas y burocráticas, la elevada presión fiscal y la búsqueda de clientes. El Gobierno de Vivas quiere darles un alivio. Otro. El año pasado el tipo del IPSI sobre las actividades profesionales, artísticas y empresariales se bajó del 9% al 6% y el PP va a darle otro tijeretazo si el Pleno le da este martes su visto bueno, hasta el 4%. Aunque a las arcas municipales les cueste, en estimación anual y en total, alrededor de un millón de euros.

El número de cotizantes a la Seguridad Social como autónomos en Ceuta ha aumentado un 17% desde enero de 2009, cuando eran 2.906 cotizantes. El pasado mes de agosto se cerró con 3.414 (no se sabe cuántos 'falsos', doblemente exprimidos), ligeramente por debajo de las cifras de mediados de 2017, cuando llegaron a 3.540. El comercio y la reparación de vehículos concentra a 1.601, muy por delante de la Hostelería (368) o la Construcción (202). Hasta 152 hay en Educación y 125 en el campo de Sanidad y Servicios Sociales.

El consejero de Economía y Hacienda, Alberto Gaitán, quiere modificar la Ordenanza Fiscal Reguladora del Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la Importación (IPSI) para fijar un nuevo tipo de gravamen del 4%, un 33% inferior al actual, que se eleva al 6%, para las actividades profesionales, artísticas y empresariales. Así, disparará hasta 17 puntos porcentuales la diferencia con el IVA, al que los autónomos españoles deben hacer frente por su rendimiento positivo junto al IRPF.

No será, si prospera, gratis. “La estimación de la pérdida anual de recaudación”, explica el director gerente de Servicios Tributarios en el informe que acompaña el expediente, “es de 500.000 euros una vez analizada la evolución del tributo en el periodo comprendido entre el 1 de septiembre de 2018 y el 31 de agosto de 2019, cuya recaudación real y efectiva se elevó a 1,47 millones de euros”.

La medida, prevé el dictamen, no entrará nunca en vigor antes del 1 de enero, por lo que no se ve necesario realizar “ajuste presupuestario alguno” en el presente ejercicio. Sí sería necesario tenerlo en cuenta en la elaboración de las cuentas de la Administración para el próximo año.

El retoque se implementaría en el apartado segundo del artículo 33 de la Ordenanza, en el que se mantiene en un 10% el tipo sobre los servicios de telecomunicaciones, radiodifusión y televisión y en un 9% los servicios prestados a empresas y los de saneamiento, limpieza y demás. Eso en la parte más alta de la banda de tipos que contempla el IPSI. Al 6% seguirán cotizando las actividades anexas al transporte terrestre, al marítimo y al aéreo; los depósitos y almacenamiento de mercancías; las agencias de viajes; y las auxiliares y complementarias (intermediarios), así como los servicios de mudanzas.

En la más baja (2%) se cuentan los servicios de bares, cafeterías y restauración, los taxis y el transporte terrestre urbano colectivo. La prestación del servicio de abastecimiento de agua potable solo tributa solamente a un tipo del 1%. Finalmente, también desde el año pasado y con el objetivo de promocionar el asentamiento de empresas tecnológicas y del sector del juego por Internet, solo pagan un 0,5% de IPSI los servicios de publicidad y similares, los de atención al cliente (call center), el alojamiento de sitios y páginas web y otros a través de redes electrónicas “que, por su naturaleza, estén básicamente automatizados y no tengan viabilidad al margen de la tecnología de la información”.