Ramos pide disculpas por el comportamiento “no ejemplar” del Tokio y acata la multa sin rechistar


Ramos pide disculpas por el comportamiento “no ejemplar” del Tokio y acata la multa sin rechistar

- Ramos reconoce que la decisión de la empresa de mantener puesta la terraza a pesar de la negativa de Fomento fue un error

- No recurrirá la multa y la abonará tan pronto le sea notificada y deja claro que nunca ha recibido trato de favor ni lo ha solicitado

- García reconoce reuniones con los hosteleros para introducir mejoras en la normativa que regula la instalación de terrazas y veladores

El consejero de Juventud, Deporte, Turismo y Fiestas del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Fernando Ramos, se ha sentado este miércoles ante los medios de comunicación para hablar de su “negocio familiar” y la polémica que lo ha venido envolviendo en las últimas semanas por la sanción al Pub Tokio, que pronto se reconvertirá en cafetería. Ramos ha dado la razón a los que le han criticado, con algunos matices, eso sí, y en general ha dedicado su comparecencia a transmitir dos ideas: pedir disculpas si su comportamiento no ha sido todo lo ejemplar que debería y dejar claro que en ningún momento ha recibido un trato de favor en la empresa familiar por ser miembro del Gobierno.

Incluso se podría decir lo contrario a poco que se mire como funcionan los negocios de hostelería, habida cuenta que a Ramos no se le pasa por la cabeza recurrir la multa de 3.000 euros impuesta a su local por la terraza que le denegó la consejería de Fomento por tener licencia de pub.

“Quiero pedir disculpas si mi comportamiento no es o no ha sido todo lo estrictamente ético que debería ser. Que un consejero tenga una terraza, si esto ha causado dudas quiero pedir disculpas al presidente del Gobierno, al Gobierno y a la ciudadanía en general. Un consejero debe dar ejemplo y este caso quizás sea ese”, ha manifestado Ramos dando a entender que podía haber hecho las cosas mejor.

“Llevo 30 años como hostelero, es una empresa familiar, es nuestro medio de vida. Damos trabajo a mucha gente. Hemos apostado por Ceuta abriendo muchos negocios de hostelería: cafeterías, restaurantes, heladerías, pubs y discotecas. Es mi medio de vida y quiero que siga siendo mi medio de vida cuando ya no esté en política”, ha manifestado.

Ramos ha recordado que sus negocios han ido adaptándose desde el año 2007 a los distintos cambios en las ordenanzas: “hemos hecho un aislamiento acústico, puesto limitadores de sonido, dobles puertas”, ha enumerado.

Aún así su empresa solicitó la licencia de terraza y en abril de 2016, como él mismo ha recordado un decreto de Fomento se la negó. Un decreto que recurrió, pero cuyo recurso no le libra de la sanción por haber seguido instalando una terraza donde no podía. “Fue una decisión de la empresa que fue equivocada”, ha dejado caer, dando a entender que ya no está tan encima o tan en el día a día de una empresa familiar desde que se dedica de forma completa a la política. Sancionó Fomento después del informe correspondiente de Gobernación y Ramos acatará la multa sin recurso ni pelea. Pagará los 3.000 euros tan pronto como reciba notificación oficial de la sanción, según ha aclarado.

“Eso sí, quiero dejar bien claro que ni por parte de Fomento ni por parte de Presidencia y Gobernación ha habido ningún trato de favor hacia este consejero o su negocio familiar. Los trámites se han seguido como con cualquier otro. De forma escrupulosa”, ha enfatizado Ramos, mientras los titulares de esas áreas, Jacob Hachuel a su derecha y Néstor García a su izquierda asentían con la cabeza.

Ramos va a pedir el cambio de su local de pub a cafetería para poder volver a intentar que se le conceda la instalación de una terraza.

El calvario público de estas semanas no le ha hecho ni plantearse dar un paso atrás. Ha dado la razón a quienes le han censurado desde la oposición, pero no ha pensado en dimitir ni un segundo.

“Yo estoy aquí voluntariamente porque me lo pidió el partido y lo han querido los ciudadanos y cuando acepté lo hice para intentar hacer lo que siempre le hemos pedido la ciudadanía y desde la empresa al Gobierno. No es tan fácil”, ha reconocido. “Lo fácil hubiera sido decir que no, seguir con mi negocio familiar y no complicarme ni un minuto, pero voluntariamente he querido y voy a dar la cara hasta el final, como lo he hecho desde la empresa privada apostando por Ceuta”, ha aclarado Ramos.

Normativa abierta a modificaciones

García por su parte ha reconocido que la normativa que regula la instalación de terrazas y que ha servido para denegar la terraza primero al consejero de Turismo y para sancionarlo después sigue sujeta a cambios y negociación con el sector hostelero, que viene reclamando desde el minuto uno de su entrada en vigor en el año 2013 cambios en la misma.

El consejero de Fomento ha reconocido que ha habido reuniones recientes y que las seguirá habiendo. “Colisionan dos derechos, por un lado el derecho al ocio, a generar empleo y riqueza y por otro choca con el derecho al descanso y la salud. El caballo de batalla son siempre los horarios”, ha reconocido.

Pero para García la normativa en líneas generales funciona y aún dispuesto a introducir pequeños cambios y mejoras no ve necesaria una reforma integral como en algún momento se ha pedido tanto desde la oposición como desde el sector de la hostelería que genera uno de cada diez puestos de trabajo del ámbito privado, y que tiene en las terrazas uno de sus puntos fuertes.