EAPN

El riesgo de pobreza se dispara en Ceuta con las peores cifras de la década

El riesgo de pobreza se dispara en Ceuta con las peores cifras de la década
La tasa de pobreza se dispara en Ceuta.
La tasa de pobreza se dispara en Ceuta.  

Casi 42.000 ceutíes viven a un paso del precipicio. No es lo que condescendientes entendemos por pobres. Viven con lo justo, sin empleo o con empleo precario, sin recursos y rogando porque un vaivén de la vida no les deje en la cuneta. Es casi la mitad de la población de la ciudad autónoma sobreviviendo al borde del umbral de una puerta sin retorno: la pobreza y la exclusión social. Según los datos del último informe de EAPN sobre 'El Estado de la Pobreza', el 49,3 por ciento de la población está en riesgo de pobreza y exclusión, casi el doble de la media nacional y13,5 puntos más que en 2017 y el peor dato de los últimos diez años, según la tasa AROPE.

Para medir la pobreza y la exclusión social se utiliza como referencia el indicador AROPE (At Risk Of Poverty and/or Exclusión) de La Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social. Este indicador agrupa tres componentes o subindicadores que miden pobreza, carencia material y baja intensidad de trabajo en el hogar. Una persona está en situación AROPE si cumple al menos uno de los tres siguientes criterios Está en riesgo de pobreza, es decir, vive en un hogar con una renta inferior al umbral de pobreza, esto es, el valor que corresponde al 60 % de la mediana de la renta nacional equivalente en unidades de consumo; está en privación material severa (PMS), es decir, vive en un hogar en el que sus miembros no pueden permitirse al menos cuatro de nueve conceptos o ítems de consumo básico definidos a nivel europeo; o vive en un hogar con baja intensidad de trabajo (BIT H). La intensidad de trabajo por hogar se define como la relación entre el número de meses trabajados efectivamente por todos sus miembros y el número total de meses que, en teoría, podrían trabajar como máximo todas las personas del hogar en edad de trabajar.

Una situación en la que están en Ceuta 13.400 hombres y 17.000 mujeres, casi la mitad de la población mirando de reojo a la pobreza, conscientes de que un vaivén (otro) de la economía puede acercarlos un poco más al precipicio, allí donde ya está el 38 por ciento de la población. O peor aun, más allá, más al fondo: en la pobreza severa, en la que está el 12 por ciento de la población, también en este caso el doble de la media nacional.

Al contrario que en la tasa AROPE, el número de ceutíes que corre verdadero riesgo de pobreza ha descendido respecto a 2016 dos puntos y medio desde 2017. Un buen dato a medias, pues el porcentaje de ceutíes en riesgo de pobreza es el triple al de 2015, cuando rondaba el 5 por ciento, en sintonía con el resto del país.

Un poco más pobres

La curva de la evolución del estado de la pobreza en Ceuta presenta un acusado repunte que se agrava desde 2017. Cada vez más ceutíes no puede permitirse comer carne dos veces a la semana, tener calefacción o hacer frente a gastos imprevistos y cada vez más tienen que renunciar a tener vehículo propio o tiene dificultades para pagar el alquiler.

Eso sí, hay que tener en cuenta que para el caso de la ciudad autónoma de Ceuta, como en la gran mayoría de estadísticas, la Encuesta de Condiciones de Vida, a partir de cuyos datos primarios se ha construido este informe, tiene un tamaño de muestra que oscila entre 301 y 475 registros de personas según el año de que se trate. “Dado este pequeño tamaño, no es posible trabajar los datos con la finura que se requiere para representar la realidad de la pobreza y la exclusión social en Ceuta”, matizan desde EAPN, “por esta razón, se ha optado por incluir en este capítulo todas las tablas y gráficos que se presentan para las comunidades autónomas sin ningún comentario adicional, en el entendido de que deben tomarse como tendencias y no como valores consolidados”.