CAOS EN EL TARAJAL

Sindicatos y empresarios, camino de la huelga general y el cierre patronal por la falta de medidas en la frontera

Sindicatos y empresarios, camino de la huelga general y el cierre patronal por la falta de medidas en la frontera
El presidente de la Cámara de Comercio, Karim Buláix, firma en apoyo a la petición al Gobierno para solucionar el tránsito fronterizo en presencia de Juan Luis Aróstegui, Juan Carlos Pérez y Ernesto Valero.
El presidente de la Cámara de Comercio, Karim Buláix, firma en apoyo a la petición al Gobierno para solucionar el tránsito fronterizo en presencia de Juan Luis Aróstegui, Juan Carlos Pérez y Ernesto Valero.  

Los sindicatos con mayor representación en Ceuta UGT y Comisiones Obreras y la patronal, tanto Confederación de Empresarios como la Cámara de Comercio han comenzado este viernes a recoger firmas de apoyo para pedir al Gobierno que tome medidas para facilitar el tránsito, “seguro y fluido” entre Ceuta a Marruecos. Esperan recoger miles de apoyos para presionar al Gobierno de la Nación a que tome el toro por los cuernos de una vez por todas y comience a dar pasos para solucionar el tapón fronterizo que está asfixiando a la economía local.

Y si no hay reacción gubernamental, si no se empiezan a dar pasos que permitan “vislumbrar un camino y un plan, un horizonte de cambio político” que intente al menos resolver el problema, en palabras del secretario general de Comisiones Obreras, Juan Luis Aróstegui, seguirán las movilizaciones. El siguiente paso a dar, tras las firmas, parece ya consensuado: un cierre patronal que coincidiría con una huelga general. Ambos patronal y sindicatos hablan sin pelos en la lengua de una medida conjunta que les garantizaría la paralización de la ciudad durante un día laborable y que entienden ayudaría a visualizar la preocupación “de todo el pueblo de Ceuta”, según el secretario general de UGT, Juan Carlos Pérez.

“De todas las medidas que les planteamos a corto, medio y largo plazo, en la reunión que tuvimos en Delegación del Gobierno no han puesto en marcha ni una. O sea, oídos sordos, a nuestras peticiones”, ha recordado Pérez.

Y esas medidas pasan, tal y como ha recordado el representante de la Confederación de Empresarios, Ernesto Valero, por abrir un segundo paso fronterizo en Benzú, encontrar de una vez por todas una zona para el embolsamiento de vehículos, que podría ser, como ya se hace en Melilla el carril fronterizo del perímetro o la habilitación de los tres carriles en cada sentido abiertos de forma permanente. Una medida para cuya puesta en marcha sólo es necesario ampliar la dotación de Policías Nacionales y Guardias Civiles y, tal y como ha apuntado, Aróstegui: “depende en exclusiva de la voluntad política del Gobierno de la Nación”. O dicho de otro modo si no se atienda a abrir más carriles es sencillamente porque no quiere el Ejecutivo del Partido Popular que preside Mariano Rajoy.

Y en ese sentido, Valero ha contado que en la reunión con Delegación, le expusieron a los responsables gubernamentales una comparación sonrojante y que desmiente todas las grandilocuentes declaraciones públicas de apoyo del PP y sus gobiernos a Ceuta. “El pasado mes de marzo se colapsó el aeropuerto del Prat en Barcelona y se produjeron colas de 2 horas para pasar el control de pasajeros. En 15 días, en sólo 15 días, se atendieron a las reivindicaciones y se ampliaron en 90 efectivos las dotaciones para los controles y se llevaron 20 nuevos escáneres fijos y varios móviles para agilizar el tránsito por el control. También les pregunté si con la crisis de Cataluña se había sacado alguno de esos efectivos de refuerzo para garantizar la seguridad ciudadana, estoy seguro que no, pero no me han contestado, aquí en cambio nos han dejado… con el culo al aire”, ha resumido Valero.

“No está en juego el futuro de un comercio concreto, está en juego el futuro de Ceuta”, han insistido todos, desde Jorge Cruces (Cámara de Comercio), hasta Pérez y Aróstegui o Ernesto Valero. Por eso todos entienden que “dar una lección de unidad es más necesario que nunca, para forzar al Gobierno a tomar medidas y resolver el problema”. Para Aróstegui es ya “el principal” que tiene Ceuta. Todos también están convencidos de recabar un apoyo importante que obligue al Ejecutivo de Rajoy a atender las demandas, pero cada uno a su manera ha señalado algunos flancos débiles de esa presión que se quiere incrementar.

Valero ha reconocido que “la Confederación de Empresarios no gestionó bien” la concentración de esta semana y aunque ha dicho que el apoyo “fue importante” ha confesado que las expectativas eran mucho mayores. Aróstegui ha señalado que “a veces es difícil porque muchos empleados públicos no terminan de ver que los problemas de Ceuta son también sus problemas. Y hoy por hoy está en juego la concepción de la Ceuta del futuro. No podemos permitir que se vaya deteriorando poco a poco hasta que la ciudad se quede sin medidas y sin competitividad”.

Ninguno desea llegar a la huelga general ni al cierre patronal y esperan que el Gobierno reaccione desde ya para evitar que pisen el acelerador de la movilización, pero visto lo visto la palabra “esperanza” en esa reacción tiene que ser matizada para terminar hablando del “deber y la obligación moral de movilización y reivindicación sobre los asuntos que afectan al futuro de Ceuta, y este lo es”, según Aróstegui.

El líder de Comisiones Obreras considera que “todas las movilizaciones dan frutos” y que esta iniciada esta semana conjuntamente por trabajadores y empresarios “obligará al Gobierno a reaccionar. Lo que no sabemos es si la reacción será suficiente, pero necesitamos dar una lección, como dice Juan Carlos, de unidad, convencidos de que tendremos éxito”.

La pelota del tapón fronterizo vuelve, una vez más, a estar encima de la mesa de quienes sí pueden tomar medidas para tratar de solucionarlo, el Gobierno de la Nación. La primera decisión que les pide todo el mundo desde hace un lustro o más, es la de mantener abiertos de forma permanente los 6 carriles de la envejecida frontera española en el Tarajal, una suerte de paso, camino de convertirse en clásico, imagen de la depauperada marca España, y que no ha visto ninguna reforma en décadas, en el tiempo que Marruecos ha tirado y reconstruido su lado al menos dos veces, ofreciendo hoy por hoy una imagen paradójica, el lado de la frontera del país en vías de desarrollo ofrece los estándares que cabría esperar del país de la Unión Europea cuya economía figura entre las primeras del mundo, el lado de ese país europeo es el que parece ahora propio de la economía en vías de desarrollo.