FRONTERA

El stock acumulado por el cierre de Tarajal II busca salida a través de Algeciras hacia Tánger Med

El stock acumulado por el cierre de Tarajal II busca salida a través de Algeciras hacia Tánger Med
Tarajal II, cerrado.
Tarajal II, cerrado.  

La prensa marroquí daba cuenta este lunes de las conversaciones entre comerciantes de Tetuán, empresarios ceutíes y funcionarios del puerto de Tánger Med, todo ello “bajo la supervisión de las autoridades marroquíes y españolas” para buscar una “alternativa comercial legal” para las importaciones de mercancía procedente de Ceuta, “poniendo fin al sufrimiento de los comerciantes de Ceuta y reviviendo el comercio en la ciudad de Tetuán”.

Oficina de importación en Tánger Med

Una alternativa que confirman fuentes oficiales a este lado de la frontera. Se buscaría así una salida hacia el macro puerto marroquí entrando de manera completamente legal en Marruecos, aunque con la condición -además de pagar los correspondientes aranceles- de pasar antes por el Puerto de Algeciras para evitar una transacción directa desde Ceuta.  Marruecos ha dispuesto ya para ello una oficina comercial para encauzar por Tánger Med las importaciones de productos españoles y “específicamente” para los ceutíes, una vez que se ha sellado el paso de porteadores a través de Tarajal II, lo que, insiste Marruecos, no era sino contrabando.

El atún abre camino

Una salida urgente especialmente para la mercancía almacenada o ya adquirida y en tránsito hacia Ceuta, formada fundamentalmente por productos alimenticios en más de un 50 por ciento, buena parte de ellos almendra, conservas de atún y chocolate. El primer paso se ha dado con la autorización  de la Subdirección General de Sanidad Exterior, para dar salida a la gran cantidad de productos almacenados enlatados, fundamentalmente atún, que no han podido salir a Marruecos por la frontera del Tarajal tras el bloqueo a las mercancías ceutíes en Bab Sebta. Una opción de la que estarían excluidos por orden de Sanidad Exterior todos los productos de origen animal por temor a la fiebre aftosa, que afecta a bóvidos, óvidos, caprinos y ganado porcino y todos los productos derivados de ellos.

Un movimiento que por un lado supone un hito histórico, pues sería la primera vez que Marruecos admite la importación de productos procedentes de Ceuta, aunque deberán ir y volver de la Península y pagar tasas arancelarias, lo que restará la competitividad de la que disfrutaban cuando atravesaban libre el paso fronterizo de Tarajal II. Y por otro lado supone el reconocimiento implícito a ambos lados de la frontera del fin del porteo, un negocio que dejaba cada año 500 millones de euros en Ceuta.