SIN COBRAR

Las trabajadoras del comedor del CETI, a la huelga: ni cobran a tiempo ni dan de comer como deben

Las trabajadoras del comedor del CETI, a la huelga: ni cobran a tiempo ni dan de comer como deben
Protesta de los trabajadores de Dulcinea Nutrición en el CETI
Protesta de los trabajadores de Dulcinea Nutrición en el CETI  

La plantilla del servicio de catering del CETI se han concentrado para protestar una vez más por el enésimo retraso en el pago de las nóminas y los cada mayores problemas para dar de comer a los residentes por los incumplimientos de la empresa adjudicataria, Dulcinea Nutrición.

“Ayer ya no teníamos agua para los niños, explica Bibiana Navarro, una de las trabajadoras del CETI que desde el pasado mes de mayo arrastran retrasos en el pago de sus nóminas. Problemas que se han extendido también al servicio que prestan, para el que no siempre hay presupuesto, incumpliendo día tras día los menús comprometidos en la adjudicación de este servicio público: “La empresa ingresa 1.000 ó 2.000 euros y se va tirando, si en el menú pone pollo, servimos pasta”.

Han protestado en los medios, se han concentrado en la entrada del CETI, tienen la promesa de la delegada del Gobierno, Salvadora Mateos y de la propia ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio. Pero nada. La huelga indefinida es su último recurso, siguiendo el ejemplo de otros trabajadores de Dulcinea Nutrición en otros puntos de España, que también han tenido que recurrir a las huelgas y lo paros. De momento, no hay fecha, a la espera del asesoramiento de los sindicatos.

Las trabajadoras reclaman la inmediata ruptura del contrato por incumplimiento del pliego de condiciones y que se adjudique el servicio a la siguiente empesa en la licitación. Recuerdan que estos problemas empezaron ya con la anterior adjudicataria, Global Food, que aún les adeuda 3.000 euros de sus finiquitos e indemnizaciones.