Los trabajadores de reparto de Correos se concentran ante Delegación para frenar su precarización

Los trabajadores de reparto de Correos se concentran ante Delegación para frenar su precarización
La plantilla de reparto y algunos líderes sindicales y políticos se han manifestado frente a Delegación
La plantilla de reparto y algunos líderes sindicales y políticos se han manifestado frente a Delegación  

- La movilización ha incluido un paro de varias horas y ha sido secundada por CCOO y CSI.F

- Los sindicatos no descartan llegar a una huelga general en la empresa en la zona de Andalucía si no se alcanza un acuerdo


Correos, la empresa de participación estatal más grande de cuántas existen con más de 50.000 trabajadores lleva años en un proceso de ajuste que hace ya algún tiempo viene generando fricciones entre la plantilla y la empresa también en Ceuta. La plantilla de reparto en la ciudad ha llevado a cabo este viernes un paro parcial que ha culminado con una concentración frente a la Delegación del Gobierno en la plaza de los Reyes para reivindicar que se ponga freno a la precarización de la plantilla y al deterioro que los recortes en personal están provocando en el servicio postal que se presta a la ciudadanía.

En palabras del máximo responsables de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras en Ceuta, Emilio Postigo, el Gobierno quiere “desmantelar la empresa para que un mal servicio justifique su privatización”.

En Ceuta, Correos realizó un recorte generalizado en el año 2014 que ya fue causa de movilizaciones por parte de los trabajadores. De 33 personas que formaban parte de la unidad de Distribución, el reparto propiamente dicho, los carteros de toda la vida, se recortó un 22 por ciento, 7 personas. En 2015 el recorte saltó a la zona aduanera allí el tijeretazo fue justo por la mitad, de 6 trabajadores pasaron a tres. Y en la oficina principal se reconvirtieron 5 contratos de tiempo completo a tiempo parcial en 9 meses, según consta en un escrito que Comisiones Obreras ha remitido estas semanas a los partidos políticos para que aporten su grano de arena (sólo Caballas ha sumado algún representante a la movilización de este viernes).

A ese recorte, se sumaría además que la plantilla cada vez asume más funciones habida cuenta de la expansión de los servicios por la que viene apostando Correos para paliar el descenso en el negocio de los envíos postales tradicionales.

Tampoco se cubren las vacantes, más sobrecarga y más estrés. Se amplían las zonas de reparto a cubrir por un mismo cartero, en algunos casos hasta hacer casi imposible cumplir con los repartos en tiempo y forma, según las centrales sindicales.

Y a pesar de ello, Comisiones apunta que se incrementa la presión para que, “falseando datos, la estadística sea siempre cero aunque sea imposible sacar todo el correo”.

“CCOO, como sindicato mayoritario, rechaza la reducción de la plantilla en reparto porque está provocando sobrecargas de trabajo y aumento de los recorridos en los trabajadores pudiendo acarrear problemas de salud, además de las ya consabidas acumulaciones y retrasos en la entrega como ya están reconociendo los directivos de otras Zonas”, consta en el escrito.

Y eso acaba en el deterioro de los servicios que se prestan a la ciudadanía que suma ese cabreo al natural que produce rellenar el DUA casi cada vez que se recibe un paquete de allende el mar.

La movilización de este viernes es sólo un paso más. El problema no es exclusivo de Ceuta. Las protestas se han sucedido en varias capitales de provincia más con éxito desigual. En Melilla sí han dado fruto y logrado mejoras para la plantilla, pero los sindicatos no descartan que de seguir en la misma línea que ahora, la situación desemboque en una huelga general en la empresa en la zona de Andalucía, Ceuta y Melilla. Una acción que afectaría al comercio local, buena parte de él sigue sirviéndose de Correos para suministrarse de mercancías pequeñas.