CSIF PIDE EXPLICACIONES

El Tribunal de Cuentas alerta del déficit oculto en las cuentas de la Ciudad

El Tribunal de Cuentas alerta del déficit oculto en las cuentas de la Ciudad
Salón de Plenos.
Salón de Plenos.  

El remanente de tesorería del que presume el Gobierno, es un enorme déficit según los cálculos del Tribunal de Cuentas que alerta además de las obligaciones del ejercicio están infravaloradas “lo que distorsiona la imagen fiel de la ejecución presupuestaria". Son algunas de las grietas en las cuentas del Gobierno de la Ciudad Autónoma que señala el Tribunal de Cuentas en los Presupuestos de 2014, el último analizado por este organismo que ha encontrado hasta una decena de irregularidades en las cuentas del Ejecutivo en ese ejercicio.

Un informe devastador para el que el sindicato CSIF exige explicaciones. El sindicato exige al Gobierno de Juan Vivas a que “realice un estudio serio y realista de sus cuentas y de las liquidaciones de los últimos años con un análisis, control y seguimiento exhaustivo  ya que de otra manera, estaría jugando con la vida de todos los empleados públicos que prestan sus servicios en la Administración Local pura y periférica y con el futuro de todos los ciudadanos de Ceuta”.

Desde CSIF remiten los nueve puntos negros que señala el TCu en los que, por ejemplo, se afea a la Ciudad que “a 31 de diciembre de 2014, la Ciudad mantenía registrados en la cuenta (413) “Acreedores por operaciones pendientes de aplicar al presupuesto” obligaciones por falta de consignación presupuestaria por importe de 6.846 miles de euros (6,8 millones) y, por el contrario, se han aplicado al presupuesto del año 2014 gastos que fueron devengados en el año 2013 por importe de 2.470 miles de euros”(2,4 millones). Lo que supone, alerta el Tribunal de Cuentas  que las obligaciones del ejercicio se encontraban “infravaloradas en  4.376 miles de euros” (4,3 millones), a lo que el TCu mañade que  es “preciso indicar”, que la imputación de los saldos de esta cuenta “se ha realizado casi en su totalidad en una única aplicación presupuestaria  Gastos pendientes de aplicación a presupuesto, lo que distorsiona la imagen fiel de la ejecución presupuestaria"

Un cambio notable en la contabilidad que obligaría de paso a replantearse los cálculos del Gobierno sobre el remanente de Tesorería que según los cálculos del TCu “debe disminuirse, al menos, en un importe de 69.255 miles de euros (69,2 millones), por lo que esta magnitud presupuestaria pasaría a presentar un saldo negativo de 41.501 miles de euros”. Operaciones que el TCu pone en entredicho y a las que Intervención y Tesorería de la Ciudad dieron su visto bueno y se trasladaron al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, aunque, apunta el Tcu, “no se ha tenido constancia de su oportuna autorización por parte del MHAP”.  Tampoco la primera reestructuración de la deuda financiera llevada a cabo por Administración de la Ciudad en 2014 no vino precedida de la oportuna autorización por parte del MHAP, insiste el informe.

Un déficit trampeado, según el TCu, que ha evitado la presentación de un nuevo plan de saneamiento o de reducción de deuda para corregir en un plazo máximo de tres años, el signo del ahorro neto o el volumen de endeudamiento de la Ciudad, “requisito este último exigible para el caso de entidades locales, como Ceuta, con ahorro neto negativo o endeudamiento superior al 75% de sus ingresos corrientes liquidados en el ejercicio inmediato anterior”, recuerda el informe.

Además, insiste el informe del Tribunal de Cuentas, hecho público por el CSIF, "las previsiones relativas al saldo de obligaciones pendientes de aplicar al presupuesto, el periodo medio de pago a proveedores, la cifra de deudores de difícil o imposible recuperación y el remanente de tesorería para gastos generales al 31 de diciembre de 2014 han presentado desviaciones significativas respecto a las cifras finalmente registradas por la Administración de la Ciudad."

Tirón de orejas al Interventor

No se libra del tirón de orejas tampoco el Interventor, al que recuerda que ha escamoteado su obligación de emitir un informe anual del cumplimiento de estos planes y presentarlo al Pleno de la corporación local para su conocimiento, contemplando a su vez ley, subraya el TCu que “en el caso de que se produjera un incumplimiento de los citados planes, la entidad local no pudiera concertar operaciones de endeudamiento a largo plazo para financiar cualquier modalidad de inversión."

Cobros pendientes desde 1990

 “La Administración General de la Ciudad debe continuar con la depuración y regularización de los saldos antiguos o sin movimiento de los deudores y acreedores presupuestarios y no presupuestarios”, advierte el Informe, apuntando que en el ejercicio 2014 la Administración General de la Ciudad ha depurado un importante volumen de derechos y obligaciones de presupuestos cerrados, no obstante, recuerda, “todavía se mantienen cuentas a cobrar desde el ejercicio 1990 cuyo cobro es dudoso."

Deuda infravalorada

Las obligaciones pendientes de pago de la Ciudad, insiste el informe, se encontraban infravaloradas, al cierre del ejercicio, al menos, en 47,7 millones de euros al no haberse contabilizado compromisos de gasto asumidos con empresas municipales, deudas con la Autoridad Portuaria de Ceuta, obligaciones con proveedores de servicios y gastos corrientes, así como la deuda con vencimiento a corto plazo con la Administración General del Estado por las liquidaciones negativas del sistema de financiación correspondiente a los ejercicios 2008 y 2009. El TCu señala además el peligro latente de  unos pasivos contingentes de al menos, 9,4 millones de euros, derivados de reclamaciones y litigios no resueltos.