UGT Ceuta precinta su sede contra los acuerdos internacionales del TTIP y CETA


UGT Ceuta precinta su sede contra los acuerdos internacionales del TTIP y CETA


- El sindicato considera que, tanto el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), como el Acuerdo Comercial Europa-Canadá (CETA), afectarán a la vida y a las condiciones del empleo

- El acto simbólico contó con la presencia del secretario general del sindicato en Ceuta, Juan Carlos Pérez, acompañado por la vicesecretaria general, Yolanda Aparicio, el secretario de Organización, Miguel Ángel Escobedo, así como otros miembros de la Comisión Ejecutiva Regional

La Unión General de Trabajadores de Ceuta llevó ayer a cabo el precinto de la sede regional en protesta por los acuerdos comerciales conocidos en siglas como TTIP y CETA. El acto simbólico contó con la presencia del secretario general del sindicato en Ceuta, Juan Carlos Pérez, acompañado por la vicesecretaria general, Yolanda Aparicio, el secretario de Organización, Miguel Ángel Escobedo, así como otros miembros de la Comisión Ejecutiva Regional y representantes de las federaciones.

UGT considera que, tanto el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), como el Acuerdo Comercial Europa-Canadá (CETA), afectarán a la vida y a las condiciones del empleo, además de tener un impacto negativo en la economía, ya que están concebidos para las grandes empresas perjudicando a la población europea. Las grandes empresas se verán beneficiadas en detrimento de las pymes, cuyo tejido supone el 90% de las empresas en nuestro país y constituyen el tipo empresarial mayoritario en Europa.

A su juicio, ambos acuerdos anteponen la legislación laboral americana donde, en muchos estados, no hay representación sindical que vele por los intereses de los trabajadores y las condiciones del empleo. Igualmente, al eliminarse "barreras al libre comercio", desaparecerán certificaciones de muchos productos, test de seguridad, etiquetado o, incluso, inspecciones alimenticias, con el consiguiente perjuicio para la salud. Los acuerdos van a rebajar el nivel de exigencia de la legislación europea en materia laboral, abriendo paso al neoliberalismo económico e igualmente, van a favorecer la privatización de nuestros servicios públicos fundamentales: sanidad, educación o servicios a la ciudadanía.